- Publicidad -

La Virgen de Valme ya ha regresado de su Santa Misión Evangelizadora por la Zona Sur de Dos Hermanas, dentro de los actos del Año Jubilar por el 50 aniversario de su coronación canónica. Una visita muy esperada en los barrios de El Chaparral, Cerro Blanco, Ibarburu, Costa del Sol y La Jarana, que ha estado marcada por la presencia de mucho público en la calle acompañando a la Virgen en sus diferentes traslados.

La Santa Misión Evangelizadora comenzó el pasado jueves, día 17, amenazada por las inclemencias meteorológicas, lo que provocó que el primer traslado a la Capilla del Gran Poder se retrasase en media hora por la aparición de la lluvia.

En sus andas, la Virgen de Valme, que lucía el manto de terciopelo azul bordado en oro, hizo una parada en la Capilla de Santa Ana antes de su reencuentro con el Señor del Gran Poder. En cuyo templo permaneció esta primera noche hasta el viernes por la tarde. En recuerdo de esta estancia, la hermandad de Valme regaló al Señor unos gemelos con la invocación ‘Váleme Señora’. Mientras que la corporación anfitriona le entregó a la de la Protectora un tríptico en madera con imágenes de Valme y Gran Poder pintado por Francisco Santiago y un texto conmemorativo de la Santa Misión.

- Publicidad -

Un mar de gente acompañó las andas de la Virgen de Valme en su traslado a la Parroquia del Divino Salvador, con una sección de la A.M. Ntra. Señora de Valme abriendo la comitiva y los cantos del coro de la hermandad cerrándola. Un engalanado barrio de El Chaparral recibió a la Señora ya bien entrada la noche con los cantos del Coro La Familia. En la parroquia, cuyo acceso fue exornado con ruedas de carretas, aguardaba el arzobispo de Sevilla, José Ángel Sainz Meneses, y el Coro de Ibarburu, que cantó a su llegada.

El sábado por la tarde la Protectora de Dos Hermanas dejaba esta parroquia en la que había permanecido un día, para poner rumbo a la Capilla de la Virgen de la Amargura.

En su camino se encontró nuevamente unos barrios engalanados para la ocasión, recibiendo una petalada a su paso por la sede de la Peña Carnavalesca Ibarburu, donde sus integrantes le cantaron unas bonitas sevillanas. En este traslado se procedió al rezo de la Sabatina, volviendo a la imagen hacia los barrios de Cerro Blanco, Ibarburu y la Costa del Sol antes de llegar a la plaza de la capilla de la hermandad del Viernes Santo, en cuyo centro se habían ubicado cuatro carretas y en los balcones lucían los faldones de algunas galeras. A su llegada, la Hermandad de Amargura descubrió una placa conmemorativa de la visita.

Esta capilla permaneció abierta durante toda la noche con turno de velas y los cantos de Soniquete, Jaime Stévez, El Carri, Manolo Delgado y Antonio Delgado Cuajares, así como de Lola y Rocío Avilés. El domingo a mediodía se ofició una misa en la plaza que estuvo presidida por la Virgen de Valme desde el dintel de la capilla.

Tras una visita muy esperada, regreso al centro, atravesando el barrio de La Jarana, se llevó a cabo la tarde del domingo. La Agrupación de Valme volvió a abrir este cortejo, al que se incorporó en la feligresía de San Sebastián la Hermandad de la Vera-Cruz para rezar el Santo Rosario con los cantos del Coro de Valme. Su destino, la Capilla de San Sebastián, donde permaneció hasta el lunes, que regresó a la Parroquia de Santa María Magdalena.

La Hermandad de Vera-Cruz regaló a la Virgen un broche con forma de cruz que contiene una reliquia del Cristo crucificado.
La Virgen regresó el lunes noche a Santa Mª Magdalena.

Presencia institucional en la misión
La Misión Evangelizadora, que sido una visita muy esperada, ha contado con presencia institucional. Una representación del equipo de gobierno del Ayuntamiento, con el alcalde, Francisco Rodríguez, a la cabeza, acompañó a la Virgen en su traslado a la Parroquia del Divino Salvador. Además, visitó la Capilla de Amargura y la de San Sebastián durante la estancia de la Virgen de Valme.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí