- Publicidad -

En los próximos días dará comienzo el derribo de la nave principal de la Parroquia del Rocío para su reconstrucción, según ha anunciado su párroco, Carlos Carrasco Schlatter. El proyecto, con un presupuesto de 287.000 euros, ha sido elaborado por la empresa Técnicos Reunidos para Andalucía y Extremadura y tiene un plazo de ejecución de seis meses.

El templo lleva cerrado al público parcialmente desde finales de 2021 por la aparición de grietas debido a problemas de cimentación y que presentaban riesgos de derrumbe. Según ha explicado Adán Carlos Ramos Sánchez, uno de los arquitectos del proyecto, estos problemas surgen en la década de los 90, tras dos intervenciones que se realizan en este templo construido en 1962 «con materiales de bajo presupuesto».

Problemas del templo

En primer lugar, se abren cuatro ventanas nuevas en los laterales, explica Adán, «para acabar con las manchas de moho por la poca ventilación de la construcción». Esto, apunta, «comenzó a alterar el funcionamiento estructural de la bóveda». Además, se procedió a una nueva instalación eléctrica, centralizada en la sacristía, y abrieron regolas a todo lo largo de las naves. No teniéndose en cuenta, afirma el arquitecto, «que se estaba debilitando al menos un tercio de la sección de la bóveda».

- Publicidad -

Todo esto provocó que la estructura de la nave central comenzase a deformarse, abriéndose la junta estructural situada entre esta zona y el crucero y desplazándose hacia el lado derecho. Por lo que los estudios previos realizados han determinado que no se puede reparar, sino que hay que hay que optar por el derribo para reconstruir.

Los argumentos para proceder así pasan porque «no existe ningún procedimiento para llevar la bóveda de nuevo a su sitio por la precariedad de sus materiales«. Además de que para abordar los problemas de cimentación es necesario realizar un recalce que baje el plano de apoyo de la cimentación existente hasta el nuevo nivel recomendado en el Estudio Geotécnico, a la cota de -3’60 metros. Por lo que, «debido al estado actual de la bóveda, es muy peligroso e incluso temerario trabajar bajo ella haciendo excavaciones y es necesario el derribo», afirma Adán.

287 mil euros
es la inversión en este proyecto con un plazo de ejecución de seis meses.

Demolición y reconstrucción

Los trabajos, que van a comenzar en breve y están a cargo de la empresa Estudio y Ejecuciones S.A., se centrarán en la demolición de la zona afectada, ejecutar el recalce de cimentación y volver a cubrir el espacio. Para ello, se estabilizará la fachada principal para evitar posibles riesgos y, posteriormente, se realizará un corte tanto entre la fachada y la bóveda a demoler como en la junta estructural que separa la nave central del crucero. Finalmente, se ejecutará una nueva estructura portante que se adaptará a la forma preexistente, mediante costillas de acero y chapa colaborante.

Otras actuaciones

Además de estos trabajos de derribo y reconstrucción, se procederá a la reparación de la torre campanario, cuya estructura se ha oxidado, aumentando de volumen y provocando la caída de los recubrimientos de hormigón; a la colocación de nueva solería y zócalo tras la reconstrucción de la bóveda; así como la recuperación de la hornacina original para una Virgen del Rocío tallada sobre la puerta principal, que se eliminó con la ampliación de la puerta para la salida de la Hermandad de Cautivo. También se procederá a la reorganización de la zona de acceso como muro equipado para albergar la hornacina, las instalaciones de ventilación/climatización o el confesionario.

Algunos apuntes históricos
Fue en el año 1960 cuando el cardenal Bueno Monreal anuncia la construcción de tres nuevas parroquias, que se sumarían a la ya existente de Santa María Magdalena. Estas fueron la de la Oliva, Vera-Cruz, hoy del Ave María, y la Parroquia de Ntra. Sra. del Rocío. El párroco iniciador fue Juan Manuel García-Junco Caballero, celebrándose la primera misa en 1960 en una capilla provisional habilitada, mientras que la Misa del Gallo de 1961 fue la primera celebración litúrgica en este nuevo templo, aún con las obras sin concluir, ya que se culminarían en 1962.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí