- Publicidad -

El domingo, día 19, el teatro acoge a las 12:00 horas, el acto de proclamación de los personajes de la Cabalgata de Reyes Magos y el pregón anunciador de esta fiesta. Será pronunciado por Gabriel Pérez Ayala, rector de la Universidad Loyola Andalucía. Las invitaciones se pueden recoger desde este miércoles en el mostrador del edificio de Huerta Palacios.

¿Qué le ha supuesto a Gabriel Pérez su nombramiento como pregonero de los Reyes Magos de Dos Hermanas?
El nombramiento supone, para mí, una alegría, un honor y una responsabilidad.
Una alegría porque es un abrazo de bienvenida a una persona que solo lleva unos años vinculado a Dos Hermanas, aunque muy comprometido con el desarrollo de la ciudad a través de la Universidad Loyola. Un honor porque supone un reconocimiento al trabajo que estamos haciendo en la ciudad y es una forma de decirnos que se nos considera parte de la misma. Y una responsabilidad porque es la primera vez que me enfrento al reto de dar un pregón y eso se sale de mi experiencia personal y profesional. Es curioso, pero afronto el reto, además de con mucha ilusión, con nerviosismo por estar a la altura de Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente y de Dos Hermanas.

¿Sigue creyendo el pregonero en los Reyes Magos? ¿Por qué es tan importante mantener esta creencia?
Por supuesto que sí. A mí no me han fallado en los sesenta años que tengo, ¿por qué habría que dejar de creer en algo que no me ha fallado nunca? Para mí, la Navidad es una fiesta muy especial. No solo por la celebración religiosa de la Natividad de Jesús de Nazaret, que para mí es algo muy relevante, sino porque se ha convertido en una fiesta en la que, al margen de las creencias de cada uno, celebramos la vida, el nacimiento de cada uno de nosotros, el amor en las familias, la niñez. Y la Navidad, al menos en España, culmina con la gran fiesta que es la venida de los Reyes. Los Reyes Magos son importantes porque reflejan la ilusión por el futuro, la esperanza de un tiempo mejor, la generosidad de los regalos, el misterio de la niñez.

- Publicidad -

¿Cuál es la idea que ha querido transmitir?
No quiero hacer un espóiler del pregón porque me gustaría que la gente lo disfrutara, pero, como pregonero de Sus Majestades, quiero anunciar su venida y dar un mensaje a los niños y niñas de Dos Hermanas. Y no se piense que es solo para aquellos que consideramos niños por la edad, sino para el niño o la niña que todos llevamos dentro, que no hemos dejado de ser a pesar de cumplir años. La idea, pues, del pregón, es que cada Navidad, en la festividad de Reyes, todos tenemos un mensaje de los Reyes Magos porque todos somos el niño o la niña que fuimos. Sin estropear la sorpresa diré que está escrito por el niño que hay en mi interior.

“Mi pregón de Reyes está escrito por el niño de mi interior”

¿Quién lo va a presentar este día y por qué?
Me va a presentar Francisco Pérez Fresquet. Paco es un amigo de la Universidad Loyola muy cercano a mí, con el que trabajo codo con codo desde hace muchos años y quiero como un hermano.

Si tuviera que dejar tres regalos en Dos Hermanas como emisario de los Reyes, ¿qué le gustaría regalar a esta ciudad Gabriel Pérez?
No es oro, incienso y mirra, como dice la tradición que llevaron los Reyes al portal de Belén, sino cosas que resuelvan los problemas de la Humanidad: el fin de la pandemia y de todas las enfermedades evitables; el fin de la violencia en forma de guerras, de conflictos larvados, la violencia contra las mujeres y un mundo con trabajo, más justo y sostenible para todos.

Cuando se baje del escenario el próximo domingo, ¿qué le gustaría que quedase en la gente que ha escuchado su pregón?
Que los Reyes Magos son una imagen de la esperanza en lo bueno que hay en cada uno de nosotros; que todos, independientemente de la edad, somos el niño que fuimos; y que ser niño es conjugar la vida con esperanza y con mucha ilusión.

Por cierto, ¿cómo vive normalmente el día de Reyes Magos el pregonero?
La víspera, el día 5, iré a la cabalgata con mi familia, especialmente con mi nieto y, luego, nos recogeremos tempranito para madrugar el día 6. El día de Reyes nos levantamos relativamente temprano y abrimos los regalos todos juntos y, desde mediodía, nos juntamos con la familia para compartir lo que los Reyes nos han traído a todos. Es un día grande, un gran día familiar, pues somos más de treinta, y nos alegra mucho darnos regalos y celebrarlo.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí