Donde dije digo…

    0
    2
    - Publicidad -

    El metro le hace caso al refranero
    poniendo a don dinero por testigo,
    de forma que allí, donde dijo “digo”,
    se afana por decir que dijo “Diego”.

     

    Y es que tiempo y espacio salen ranas
    al proyecto que tanto prometía:
    el metro no estará listo en su día,
    ni parece que arribe a Dos Hermanas.
     
    Todo esto ha provocado ver derruidos
    los sueños de la UPO y Montequinto,
    y ha obligado a aflorar el triste instinto
    tan fácil de encontrar en los partidos:

    - Publicidad -

    No es más que averiguarse las razones
    –mejor si éstas son sucias, deleznables–
    que presenten al resto cual culpables,
    en vez de ir a buscar las soluciones.

    Y todo se diluye en grandes lemas…
    y así se irán pasando las semanas…
    y el metro sin llegar a Dos Hermanas,
    siguiendo cada loco con su tema.

    - Publicidad -

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí