- Publicidad -

Un viaje en el tiempo ha experimentado el público que ha llenado este sábado el teatro municipal para disfrutar del VII Concierto Dos Hermanas suena a Valme, que en esta ocasión llevaba por título Cien años rizando flores. Se han trasladado al municipio de 1922, el de los años de vísperas y preparativos de la Exposición Iberoamericana de Sevilla en 1929, con apenas 10.000 habitantes, primeras calles adoquinadas huertas y haciendas.

Este fue el año en el que se estrenó la nueva carreta de la Virgen de Valme para su romería, cuya fisionomía ha perdurado, en sus líneas básicas, hasta nuestros dias. Una iniciativa de Diego Luis Justiniano Lamadrid, quien tuvo la genial idea de adornar la carreta con flores de papel rizadas, contando con el apoyo de la camarera de la Virgen, Elena Molina de la Muela.

En este 2022 se cumplen 100 años de la llegada de estas flores a la romería y este concierto de vísperas ha servido de homenaje musical a todos los que han contribuido a engrandecer esta tradición, especialmente los exornistas de carretas y galeras. Teniendo un especial recuerdo para los que son ya exornistas de la romería del cielo: José Varela Jurado ‘el del Pozo del Agua’, Antonio Varela ‘el del Preventorio’, Manuel Rubio y, por supuesto, el ya mítico José Caro Arias.

- Publicidad -

Espectáculo musical en dos partes

Este viaje en el tiempo, cual homenaje musical al rizado de las flores de papel, se ha presentado en un espectáculo en dos partes. En una primera, el Coro de la Hermandad de Valme se han convertido en aceituneros y aceituneras de Dos Hermanas, con la aceituna como emblema económico de esa ciudad de hace cien años. El coro ha estrenado cinco composiciones que están dedicadas a esta efemérides: Rizando Flores, de Daniel Vaquero; 100 años de flor rizada, de Manolo Delgado; Mi Valme, de Pablo Oñós; Recuerdos de Valme, de Octavio Adame y Marcelina Sánchez; y Volverás, también de Pablo Oñós.

Esta parte del espectáculo contó en una de sus interpretaciones con el cuerpo de baile de las antiguas alumnas de Chari Rodríguez Álvarez, profesora de baile en el Colegio Sagrada Familia durante 24 años y que falleció recientemente.

Viaje en el tiempo con la Banda de Santa Ana

Tras un pequeño receso, ha sido la Banda de Dos Hermanas Santa Ana la que ha tomado el escenario, evocando con sus sones la época en la que nacieron las flores rizadas de Valme. Los músicos, con la dirección de José Colomé, interpretaron Sevillanas y Soleares de Germán Álvarez Beigbeder y La corte de Granada de Ruperto Chapí.

Con la voz solista del cantante nazareno Antonio del Molío, la banda interpretó el pasodoble que Fulgencio Morón dedicase a la Romería de Valme. Con el acompañamiento del coro, se tocaron dos temas del mítico grupo Los de Valme. Las sevillanas que dicen «Con fe el rey San Fernando dijo Váleme Señora» y la plegaria Coronada de 1973. Antes de cerrar el concierto con el himno dedicado a la Virgen de Valme, también se tocó y se cantó ese mítico Requiebros de Valme, que compusiera Federico Alonso Pernía e inmortalizase con sy voz Francisco Palacios El Pali, el trovador de Sevilla.

El hermano mayor, Hugo Santos Gil, hizo entrega de una flor rizada de papel dorada a todos los que habían intervenido en este espectáculo, adelantando que se va a proponer la creación de «un archivo del patrimonio inmaterial de la Romería de Valme». En él no podrá faltar «la flor rizada y su tradicional forma de hacerla» o, por ejemplo, las sevillanas dedicadas a Valme, como las de El Pali.

- Publicidad -

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí