Moral sin moralismo

0
2
- Publicidad -

(Mateo 5, 17-37) HAY QUIEN DICE: “Yo no sigo norma moral ninguna, yo soy libre para hacer lo que en cada momento quiera”. La vida nos ha enseñado a los que peinamos canas que es el camino más derecho y rápido para caer en todas las esclavitudes: esclavos de la incultura, porque no se nos apetecía estudiar; esclavos de la droga, porque un día decidimos experimentar aquello que denostaban nuestros padres; esclavos de nuestros prontos violentos que aleja de nosotros a las personas más valiosas.

Pero también podemos ser esclavos creyendo que nuestra vida se resuelve en cumplir las normas que nos imponían nuestros padres, o que nos imponen nuestros amigos, lo políticamente correcto o la sociedad de consumo. El corazón de la persona no se llena con el cumplimiento de normas, necesitamos levantar la mirada, respirar hondo y henchir nuestro espíritu con un camino de vida que la dote de sentido. Claro que no hay que hacer a los demás el mal que nosotros no queremos que nos hagan; pero, ¿sólo con eso se conforma nuestro corazón cuando ve a tantas personas sufriendo? Claro que hemos de respetar a la persona con la que hemos unido nuestras vidas; pero, ¿socavada de rutina y de conformismo puede una relación hacernos felices? Sólo alimentando el fuego del amor generoso y gratuito en nuestras vidas podemos llegar a ser personas cumplidas.

El cristianismo no es simplemente una moral, con normas y pecados. Ser cristiano es vivir en amistad profunda con Cristo y desear poner sus sentimientos en los nuestros, su mirada en nuestros ojos. No te preguntes si puedes o no puedes hacer tal o cual cosa; mira si esa decisión te encamina por la senda del Maestro o te separa de Él, y te quedas sin su cercanía, sin su perdón, sin su Vida. El suyo nunca es camino de mediocridad.

- Publicidad -

RESPONDER

¡Escribe tu comentario!
Introduce tu nombre aquí