Corrupción y timos

0
2
- Publicidad -

La gran estafa americana

LA GRAN ESTAFA AMERICANA

David O. Russell es uno de esos directores que el gran público apenas conoce, y sin embargo es uno de los más respetados y reputados realizadores para gran parte de la crítica. De hecho, no es muy habitual lograr lo que él ha logrado: meterse en las cinco categorías principales (película, director, actriz, actor, guión) de los Oscar, en dos años consecutivos (el pasado 2013 fue con El lado bueno de las cosas, de la que ya dijimos que tras una primera muy buena hora, acababa desinflándose). Y la cosa mejora si hablamos de su anterior cinta, de 2010, El luchador, con la que también consiguió reunir cuatro de las cinco nominaciones principales.

- Publicidad -

{xtypo_code}Estados Unidos, 2013. (138′)
Título original: American hustle.
Dirección: David O. Russell.
Producción: Megan Ellison, Jonathan Gordon, Charles Roven, Richard Suckle.
Guión:  David O. Russell, Eric Warren Singer.  
Fotografía: Linus Sandgren.
Música: Danny Elfman.
Montaje: Alan Baumgarten, Jay Cassidy, Crispin Struthers.
Intérpretes: Christian Bale (Irving Rosenfeld), Bradley Cooper (Richie DiMaso), Amy Adams (Sydney Prosser), Jeremy Renner (Alcalde Carmine Polito), Jennifer Lawrence (Rosalyn Rosenfeld), Louis C.K. (Stoddard Thorsen), Jack Huston (Pete Musane), Michael Peña (Paco Hernández / Sheik Abdullah), Shea Whigham (Carl Elway), Alessandro Nivola (Anthony Amado), Elisabeth Röhm (Dolly Polito). {/xtypo_code}

Con esta nueva cinta, Russell se supera, y ahora sí ha conseguido una película (casi) redonda, en la que desde el principio consigue enganchar a una historia que te mantiene con la máxima atención desde el primer momento. La gran estafa americana es una cinta muy fresca, escandalosamente entretenida, en la que mezcla humor juguetón, apuestas dramáticas y un atractivo sexual arrebatador.

Inspirada libremente en el caso Abscam, nos cuenta la historia de un estafador profesional y su amante y socia, que al ser pillados por el FBI, se ven obligados a colaborar con ellos para capturar a senadores y otros políticos de alto nivel, inmersos en casos de corrupción.

La cinta es un drama criminal por cuyas venas corre sangre de comedia. Su apertura es magnífica e hilarante, con un Irving Rosenfeld (Christian Bale) intentado recomponer su peinado como si de un puzzle se tratara. Bale es solo uno más de los miembros de un reparto soberbio. Si él está bien, ellas dos están sencillamente magníficas: Amy Adams brilla, pero Jennifer Lawrence (que camina con paso firme hacia su segundo Oscar) sobresale por encima de todos.

Pero es que además, la fotografía, la excelente banda sonora, la brillante recreación de la época en que se desarrolla… todo, todo colabora para convertirla en una de las mejore cintas del año. Tiene difícil su triunfo en los Oscar, sí, porque tiene un par de rivales muy fuertes, pero no se la pueden perder.

 

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí