Pendencia

0
5

– Señor, ¿Quién es esta mujer que tal talle tiene y de tal manera habla?
– Quien ha de ser (respondió el barbero) sino la famosa Cristina, presidenta de la Comunidad de Madrid, desfacedora de agravios, enderezadora de entuertos, el amparo de las doncellas, el asombro de los gigantes y la vencedora de batallas.
– Eso me asemeja (respondió el cabrero) a lo que se lee en los libros de caballeros andantes, que hacían todo eso que de esta mujer vuestra merced dice, puesto que para mí tengo o que vuestra merced se burla o que debe tener vacío los aposentos de la cabeza.

– Sois un grandísimo bellaco –dijo a esta sazón don Quijote- y diciendo y haciendo, arrebató de un pan que junto a sí tenía y dio con él al cabrero en todo el rostro, con tanta furia que le remacho las narices; más el cabrero, que no sabía de burlas, sin tener respeto, saltó sobre don Quijote y, asiéndole del cuello con entrambas manos, no dudara en ahogalle mientras gritaba ¡no es una princesa, solo es una infame mentirosa!
Pepe Cesto

- Publicidad -

RESPONDER

¡Escribe tu comentario!
Introduce tu nombre aquí