A Pedro Sánchez Lara: la meritoria labor de un hombre de paz.

0
21
- Publicidad -

Para ti, Pedro, elevo mi mejor piropo salido de la razón de mi alma:

Mi querido amigo, esta próxima Semana Santa no dudo de que tu Señor Cautivo echará en falta que le mires fijamente a la cara, que muevas su túnica a compás de la grave palabra de tus sentimientos siempre a flor de piel, con la mesura incontenida de tus fieles hombres de abajo, porque este Domingo de Ramos más de un enternecido corazón -no te quepa la menor duda- verá cómo llora ese Cristo moreno ante la tristísima ausencia de tu voz cuando no te oiga guiar sus pasos, de alguien al que vio crecer bajo su meliflua mirada durante 34 años al martillo de una pasión, que es también  Pedro la nuestra, la que hemos mamado para sentirnos cofrades de nuestras tradiciones.

Cuánta pena arrastrarán las filas de los tramos de tu hermandad hasta llegar al mismo centro de nuestro pueblo en cada gota de cera derramada por sus cirios; ten en cuenta que serán lágrimas que intentan dejar huella del sinsabor de tu partida, de tu adiós no deseado como capataz de hombres de Dios bajo las trabajaderas.

- Publicidad -

Cuánta infinita angustia quedará callada en tu noble garganta de hombre más bueno que el pan -como nos consta que eres- porque la nobleza y la franqueza de tus gestos no las puede dibujar cualquiera en sus facciones.

Cuánta pena, Pedro, porque siempre fuiste hombre de paz de esos costaleros que te tienen por sencillo héroe, por un hermano con mayúsculas, a sabiendas de que has empleado casi toda una vida en postrarte de hinojos ante tu Señor maniatado, al que paseaste tantas veces para aliviar el dolor de su soga, pintando tantas vivencias, recuerdos y momentos, que difícilmente olvidaremos tantos y tantos nazarenos -con desmedida añoranza- debidas a la natural maña de tan humilde brocha.

Muchos de nosotros contemplaremos -con sumo dolor- cómo tus costaleros quedan huérfanos por tu partida, aunque nos quede grabado en la retina habértelo visto hacer durante media vida al frente de tan amada hermandad. Prácticamente la mitad de la historia de ésta, que no es poco…
A quienes hemos disfrutado presenciando tu particular forma de mandar los pasos se despiertan en nuestros corazones tantísimos recuerdos y emociones…, amén de la satisfacción de haberlos sentido junto a ti, la de un hombre del pueblo llano con fe, aunque tú no fueses consciente de lo que ibas sembrando con tu quehacer de maestro, con esa tu peculiar y tan natural manera de postrarte ante tu Cristo y llevarlo como mejor te dictaba tu corazón, sin dobleces ni ambages, con esa forma tan sana que sólo las personas nobles y de gran corazón sabéis hacer, con humildad, respeto y amor; con puro amor y sentimiento hacia tus Titulares. Y los que te conocemos, lo sabemos de sobra…

Pedro, los caminos del Señor son inescrutables, tú eres uno de los cofrades con más amor en el alma que he conocido, y te doy la enhorabuena por una labor encomiable al frente de tu cuadrilla, porque sé y sabemos todos que eres querido por tus costaleros, ellos también te añorarán este año cuando dentro de sus corazones te porten bajo Jesús Cautivo, puesto que tú los has formado y ellos -a su vez- se encargarán de las generaciones venideras, teniéndote a ti como referente de sabiduría ya que, con tus fallos y aciertos, has escrito limpios renglones de azahar en las nobles páginas de la Semana Santa nazarena.

Tu pueblo te estará siempre agradecido por cómo le has hecho sentir y vibrar con tu cofradía, y jamás olvidará tu firme y potente voz preñada de tantísimo cariño y ternura hacia tu Cristo Cautivo y sus costaleros.

Te sugiero, Pedro, que no busques justicia en la tierra, la justicia es divina, nuestro camino en la vida siempre será una incógnita, recréate tan sólo con el buen sabor de boca que -sin lugar a dudas- nos dejas, que es lo más bonito.

Y esto lo escribe alguien que ni fue tu costalero ni hermano de tu hermandad, pero que sabe valorar la enorme cicatriz que has ido grabando a fuego lento en nuestra agradecida memoria.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí