Un Valme de pureza, mucho calor y mucha gente

0
6
- Publicidad -

Romería de Valme 2014

Dos Hermanas vive una jornada de romería de reminiscencias clásicas con la carreta de flores blancas de la Virgen, quien luce ataviada con el tradicional manto de castillos y leones

A las dos menos cinco de la tarde, media hora antes que el año pasado,  la carreta de la Virgen de Valme llegaba este tercer domingo de octubre a su ermita en el Cortijo de Cuarto, poniendo el epílogo de un camino de ido marcado por las altas temperaturas y grandes aglomeraciones humanas en la Carretera Vieja.

La jornada comenzaba seis horas antes, cuando a las ocho de la mañana y con la luna aún reinando en el cielo nazareno, la Protectora de Dos Hermanas salía a la calle, portada por la curia nazarena, entre la que se encontraba  Manuel Sánchez de Heredia, el nuevo párroco de Santa María Magdalena. La esperaba su trono de flores de papel que, en esta ocasión, volvía al pasado, recuperando una estampa que no se veía en la Romería de Valme desde la década de los 70.

Romería de Valme 2014

La hermandad había optado para esta ocasión por una carreta monocromática de flores de papel blanca que acrecentaban la pureza de María, quien, en esta regresión al pasado, iba ataviada con su estampa más clásica, el manto de terciopelo burdeos con los castillos y leones , y sentada sobre la jamuga de 1953, restaurada para la ocasión.

La jornada ha estado marcada por simbolismos, como los de la beatificación de Pablo VI, que ha acompañado a la Virgen en su carreta, con su emblema y el lanzo pontifical colgando sobre una de las canastas de nardos de la carreta. Además, en el día de lucha contra el cáncer de mama, el cojín de su trono llevaba prendido su identificativo lazo de color rosa. Además de conmemorarse el 120 aniversario de la romería y ser la primera tras la restauración de la talla en el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico.

El calor, tanto humano como meteorológico, se ha dejado notar desde primeras horas de la mañana. La bulla de personas que cada tercer domingo de octubre se arremolina en torno a la carreta de la Virgen ha ralentizado, como ya es habitual, el avance de la comitiva por las calles de la ciudad, sobre todo en Botica, donde se formó un tapón humano en el epicentro de la calle, a la altura en la que cada año el coro de la hermandad le regala sus cantos a la Señora de Valme. Este año no ha sido desde el balcón de un domicilio particular, sino a pie de calle, aunque no ha faltado la tradicional petalada de flores.

Romería de Valme 2014

Entrada en la Carretera Vieja
Sobre las 10:30 horas, la banda de Fernando Guerrero de Los Palacios y Villafranca interpreto al comienzo de la avenida de La Libertad los himnos nacionales y autonómicos, tras los que se le cantó la salve a la Virgen y un espontáneo, que lleva 20 años haciéndolo, y lo hará hasta que la garganta aguante, como rezaba la letra de su coplilla, también le cantó a Valme. En este punto se despidió la comitiva oficial, encabezada por el alcalde de la ciudad, Francisco Toscano.

El cortejo hacía su entrada en la Carretera Vieja cuando pasaban cinco minutos de las once de la mañana. Por delante un camino lleno de público y de algunos carros o coches de caballos que los agentes de la Guardia Civil se encargaron de ir despejando para dejar vía libre. Las altas temperaturas fueron cada vez a más, con un tiempo de lo más estival, de no ser por las hojas caducas de los árboles de la carretera que caían al suelo al paso de la comitiva.

Los cánticos y ofrendas florales a Valme se sucedieron durante este trayecto, en el que se invirtió algo más de dos horas, ya que, cuando pasaba la una del mediodía, tras rendir pleitesía a la capillita de Los Merinales, la Virgen hizo su entrada en Bellavista, donde de nuevo un numeroso público la aguardaba.

Romería de Valme 2014

Llegada a Bellavista
En su paso por este barrio sevillano, la carreta de flores blancas se paró en la parroquia en restauración del  Sagrado Corazón de Jesús, donde de nuevo se sucedieron los cantos y la ofrenda de flores, como poco antes de acceder al Cortijo de Cuarto, en la calle del Camino de la Ermita de la Virgen de Valme, donde recibió una lluvia de pétalos y una escuela de baile de la barriada la obsequió con sus bailes.

En la puerta de la ermita, la hermandad había instalado unas vallas para organizar la bajada de la Virgen de su carreta y la entrada en la ermita. Ante los cantos del coro de la hermandad, las manos de Francisco González Burgos y  Agustín López González, quienes han recibido este año la medalla de oro de Valme, fueron las encargadas de portar la Imagen hasta su ermita, engalanada para la ocasión en homenaje a la beatificación de Pablo VI, quien acompañó a la Virgen en el altar.

Romería de Valme 2014

Tras el rezo del santo Rosario en la Ermita de Cuarto, sobre las 18:00 horas, la comitiva romera, encabezada por la Virgen de Valme, inició su camino de regreso a Dos Hermanas.

El buen tiempo reinante durante toda la jornada, en el que las altas temperaturas fueron las protagonistas, se mantuvo en las últimas horas del tercer domingo de octubre. Un hecho que propició que el número de romeros que optaron por acompañar a Valme en su vuelta, fuera mayor al de otros años. Así lo ha constatado la hermandad a través de su hermano mayor, Francisco Javier Díaz Terrero, quien también valoró  menor el público que a esas horas aún aguardaba en el camino, en las reuniones familiares de Barranco.

Tras un camino de regreso tranquilo, pasadas las 21:30 horas, la comitiva fue recibida por la representación del Ayuntamiento, con su alcalde en la cabeza, en la Venta Las Palmas, donde la banda de Fernando Guerrero, de la vecina localidad de Los Palacios, volvió a poner la nota musical en la entrada.

Tras su recorrido por algunas calles del centro de Dos Hermanas, el cortejo llegó a la Plaza de la Constitución, sobre las 23:15 horas. Allí la carreta de la Virgen se paró, como cada año, en la puerta, hasta que pasaron por delante todas las carretas y galeras, momento que se aprovechó para la entrega de premios a los mejores exornos.
Con el repique de las campanas del templo mayor, la Virgen fue descendida de su carreta para entrar en Santa María Magdalena cuando faltaban 15 minutos para la media noche.

{xtypo_code}Una mujer atropellada por un coche de caballo
La Romería de Valme que acaba de concluir lo ha hecho de una manera tranquila y sin incidentes de importancia. Sólo cabe destacar, según el hermano mayor de la corporación, Francisco Javier Díaz Terrero, el atropello de una mujer en Cuarto por un coche de caballos. Este incidente, que podría haber tenido consecuencias mayores, en palabras de Díaz Terrero, se ha saldado con una rotura de clavícula por parte de la víctima. {/xtypo_code}

- Publicidad -

RESPONDER

¡Escribe tu comentario!
Introduce tu nombre aquí