Que sueñes cosas bonitas

0
6
- Publicidad -

María del Mar, tú siempre tan discreta, tan exquisita y a la vez tan reservada.

Me cautivaste la primera vez que te vi y me sorprendió la forma en que te fuiste. Lamenté tu partida y lloré profundamente cuando supe que habías tenido un hijo.

A lo largo de estos días he sentido la necesidad de buscarte y rememorar los tiempos compartidos, por eso hoy tengo en el cajón de mi mesita de noche fotos que me hacen recordar aquella cena de Navidad del amigo invisible que lo pasamos todos tan bien, o especialmente la imborrable madrugada de la Inmaculada que estuvimos disfrutando con las Tunas en Sevilla, no sé, son tantas cosas y recuerdos los que se agolpan que se me nublan los sentidos y hasta hace que mi pulso tiemble al acordarme de ti; aunque siempre te recordaré por lo cariñosa y tierna que eras.

Estoy segura que ahora podrás encontrarte algún día bajo el sol de la Toscana que alguna vez mencionaste, así como dentro de los corazones de tanta gente que te quiere y te admira.

Mi beso para ti, querida amiga, y como tú solías decir: «Que sueñes cosas bonitas».

 

- Publicidad -

RESPONDER

¡Escribe tu comentario!
Introduce tu nombre aquí