in memóriam

0
4
- Publicidad -

millánEl tío Millán, así le llamábamos sus compañeros por ser el mayor de todos, en todos los aspectos. Transmitía cercanía, comprensión, empatía, generosidad, alegría, sentido del humor… en definitiva una maravillosa persona y un gran profesional. 

A lo largo de todos estos años hemos tenido la suerte de conocer al que nos abrió su corazón, nos hizo partícipe de sus secretos, emociones y miles de experiencias vividas dentro de esta profesión a la que le dedicó toda su vida y a la que adoraba.

Nunca tuvo un mal gesto hacia nadie, cumplía siempre fielmente con su labor y todos crecimos con sus consejos.

¿En cuantos fuegos te metiste compañero , sólo y sin ayuda. ¿Cuántas vidas salvaste?, sin pensar en la tuya. ¿Cuánto humo tragaste?, cuando no existía ni equipo de aire. !Cómo pasaron los años!, ¿verdad amigo?.

Y después de toda una vida te dicen que nos tienes que dejar, que tus pulmones ya no aguantan más, !qué injusto!. Aún recordamos tus lagrimas cuando te marchaste.

Desde estas simples y humildes palabras queremos hacer constar la gran dedicación de nuestro compañero y amigo hacia esta profesión a la que tanto dió y a la que tanto amaba.

“Hasta siempre, Millán”

- Publicidad -

RESPONDER

¡Escribe tu comentario!
Introduce tu nombre aquí