hugo santos gil
- Publicidad -

La Hermandad de Valme afronta una de las romerías más importantes de los últimos años. Será la primera que se celebre tras la pandemia, tras dos años de ausencia, además de hacerlo por primera vez como Fiesta Mayor de Dos Hermanas y como Bien de Interés Cultural. Será también la Romería de Valme del Año Jubilar por el 50 aniversario de su Coronación. Hablamos con su hermano mayor, Hugo Santos Gil, de cómo se está viviendo en el seno de su corporación estas fechas y de las novedades de esta celebración.

¿Cómo está afrontando la hermandad esta especial romería tras dos años de ausencia por la pandemia?

Pues la hermandad lo afronta con ilusión y responsabilidad, ya que vemos una gran expectación en el pueblo y las ganas de celebrar la romería en su formato tradicional. Se trata de retomar la normalidad, tras el parón por la pandemia,  después del reto de organizar una misa en Los Jardines y la peregrinación del año pasado. Estas sí que fueron situaciones inéditas y complicadas de afrontar, sin experiencia previa, pero este año lo que hacemos es retomar los preparativos habituales.

- Publicidad -

Además, será una edición especial como romería del Año Jubilar, la primera vez que se celebra como Fiesta Mayor de la ciudad y como Bien de Interés Cultural…

Para la hermandad es un año muy especial por el Jubileo que empezamos el pasado domingo, con motivo del 50 aniversario de la coronación de la Virgen, y que  se extenderá hasta el día 8 de octubre de 2023. Por todo lo que vamos a tener de extraordinario, con visitas a las parroquias del Cerro Blanco y Olivar de Quintos, además de los actos importantes que vamos a celebrar en el mes de junio. Además, ha sido reconocida como Fiesta Mayor de Dos Hermanas y Bien de Interés Cultural, por lo que son reconocimientos que nos comprometen y exigen más a velar por el mantenimiento y la preservación de las características que definen y hacen singular a la romería. Como es el caso de las carretas y galeras, que siempre tenemos muy presentes, pero este año más porque se cumplen cien años del exorno característico de las flores de papel.

¿Y habéis sentido ese ambiente especial que hay en la ciudad en estos días de vísperas?

Sí que se ha notado que la gente tiene ganas de retomar esta fiesta. Este año contamos con 17 carretas, 53 galeras, más de 80 carros de mulos y 15 coches de caballos. Es un cortejo muy amplio y numeroso, por lo que notamos una gran expectación e interés por ir a la romería, con una gran participación. Desde la hermandad hacemos un llamamiento a que se viva esta fiesta con sentido común y responsabilidad. Lo que pretendemos es que no pase nada y hay que tener unas mínimas prevenciones y precauciones, dentro de una celebración festiva y de convivencia en torno a la Virgen de Valme, ser responsable, yendo de romeros de Valme y no poner en riesgo la celebración.  Manejamos un cortejo muy amplio de personas, animales y vehículos, por lo que hay que mantener el respeto entre todos y los cumplimientos de las medidas de seguridad que nos indican las autoridades.

«Afrontamos este Valme con ilusión y responsabilidad, ya que hay muchas ganas en la ciudad de vivir de nuevo la romería en su formato tradicional»

En una época en la que se habla tanto de la subida de los precios, ¿se ha notado en lo que cuesta organizar una romería como la de Valme?

Sí lo hemos notado porque sabemos que el precio del papel y los elementos necesarios para confeccionar una carreta o galera ha tenido un incremento importante, sobre todo el papel. Además del incremento del coste de las yuntas de bueyes.  Esto tiene que servir para ir adaptándonos a las distintas situaciones y vicisitudes que se nos plantean.

Este año se modifica el itinerario para volver a tomar por la calle Botica, nuevamente. ¿Qué ha motivado este cambio?

Esta modificación supone retomar un recorrido que se hizo durante muchos años. Es una calle más amplia y permite más fluidez del cortejo. Pero, sobre todo, porque se modifica el itinerario de vuelta, ya que antes, por las reglas, era obligado el paso por el Monumento de Valme, pero se ha modificado y no lo es. La junta de gobierno ha entendido que la vuelta era razonable hacerlo lo más directa posible para llegar a la parroquia. Vamos a ganar en fluidez y agilidad del cortejo tanto a la salida como a la entrada. Teniendo en cuenta que a la llegada al templo se hace un desfile de todas las carretas y galeras. Como el cortejo es muy amplio, conlleva mucho tiempo, por lo que cuanto antes se llegue, mejor, para hacer ese desfile con más sosiego.

Este año se ha optado por un altar de cultos más cercano, ¿qué nos puede explicar al respecto?

El altar no es el que se monta normalmente para los cultos, sino que hemos querido integrar a la Virgen en el altar mayor de la parroquia por el Año Jubilar. Queríamos que quedara lo más diáfana posible la zona del presbiterio y el retablo mayor para que estuviera presente la imagen de Santa María Magdalena, titular de la parroquia, ya que es la que se convierte en lugar de peregrinación para lograr la indulgencia. El altar incluye elementos novedosos, como el resplandor que enmarca la imagen de la Virgen, realizado en orfebrería por el taller de Juan Lozano. Se han restaurado dos ángeles antiguos de la hermandad, que estaban en la Capilla del Sagrario y luego en el Ave María. Rodean a la Imagen de San Fernando, que está en un manifestador neogótico, que es novedad, tras su restauración, así como cuatro candelabros de guardabrisa, de finales del siglo XIX.

¿Estrena la Virgen de Valme manto para estos cultos?

El manto de los cultos se ha confeccionado a partir de una pieza de raso de seda, de color marfil y con bordados en oro, del siglo XIX, que se ha limpiado y restaurado, adaptándola como manto de la Virgen. Es un estreno, como la toca de sobremanto, pieza de tul bordada en hojilla de oro, también del diecinueve. Para la romería lucirá el manto rosa de castillos y leones, que cumple este año su 50 aniversario. Se estrenó en 1972, en la romería previa a la coronación canónica, recordando esa época tan importante. Se completará con una toca de sobremanto de un tejido de plata, de los años 40, al que se le ha puesto un encaje de conchas de plata. Es una pieza muy lucida para que la Virgen luzca de la forma más espléndida posible.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí