- Publicidad -

Esta semana ha comenzado la intervención de conservación y mantenimiento del monumento conmemorativo a la Virgen de Valme, situado en la Plaza Menéndez y Pelayo, por parte del Ayuntamiento de Dos Hermanas.

En estos trabajos se ejecutará una limpieza del mismo, aplicando las operaciones necesarias que beneficien su conservación y retarden la aparición de nuevas manchas de origen biótico y ambiental, a través de la limpieza, el tratamiento microbiocida y protector de la superficie. En definitiva, se pretende realzar los valores estéticos, dada la importancia y relevancia de este bien histórico y artístico para la ciudad de Dos Hermanas.

Trabajos que se van a realizar

Estos trabajos consistirán en una limpieza superficial, eliminando residuos sueltos, tierra fértil en las uniones, plantas superiores, mediante el uso de brochas y aspiradora; una limpieza mecánica, eliminando la suciedad incrustada, en su mayoría costras negras biogénicas, generadas por suciedad ambiental y liquenización. Así como la limpieza de las uniones de las placas que presentan material de rejuntado en mal estado, suelto o en la actualidad con falta de funcionalidad, mediante el uso de brochas, cepillos metálicos blandos, compresor, instrumental quirúrgico.

- Publicidad -

Además de una limpieza por vía húmeda y química, para eliminar las manchas residuales de carbonatación y productos de las escorrentías, impregnadas en el materia pétreo calizo y en el mármol, mediante el uso de disoluciones neutras específicas y papetas. Los trabajos de conservación y mantenimiento se completan con un tratamiento biocida, se retacarán las uniones abiertas (previa limpieza profunda de las mismas), se colocarán dos tornillos en la placa orientada al este, aplicando protección antioxidante en la tornillería y se ejecutará una hidrofugación general.

Monumento de 1970

Este monumento, cuya ejecución data de 1970, fue encargado a la empresa Vicente Coloma Llorens, siendo la escultura de la Virgen obra de Andrés Álvarez Cobos. El diseño del fue obra del aparejador municipal Pablo Gómez Gómez.

En el mismo, la Virgen aparece sentada en una jamuga con el Niño sentado sobre su pierna izquierda, ambos coronados. A la Virgen se le representa con el manto, los escudos reales y las coronas que le había regalado el Ayuntamiento de Dos Hermanas en 1966. La Virgen aparece alzada sobre un capitel sostenido por cuatro niños desnudos.

La escalinata está realizada con placas mármol blanco pulido; el pedestal y pilar mediante placas de caliza tallada, no pulida, parcialmente abujardada en las decoraciones de hojas de palma de las molduras. La escultura se ejecutó mediante caliza tallada, abujardados los ropajes y jamuga. En la parte inferior del monumento existen cuatro placas conmemorativas, de mármol blanco. Tres de ellas tienen inscripciones incisas, y la otra pulida y tallada a bajo relieve con el antiguo escudo de Dos Hermanas. Todas las placas tienen clavos piramidales de bronce en sus esquinas.

El monumento está rodeado por un parterre que delimita la escalinata central del monumento. Este parterre se sitúa a 1 m aproximadamente del zócalo de la escalinata, si bien por su lado norte la distancia es inferior. Tiene 2 arbolitos incluidos situados en los lados este y oeste. Las plantaciones perimetrales son arbustivas, y en su interior hay plantados rosales recortados, alcanzando la altura de los arbustos.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí