El Cabo Noval y Dos Hermanas

Un homenaje a un soldado de la Guerra de África.

0
7

Luis Noval Ferrao (1887-1909), Cabo Noval, fue un soldado español, natural de Oviedo, que murió heroicamente en la Guerra de Melilla. Su muerte causó un gran impacto en la sociedad española de entonces y pronto fue convertida en ejemplo de patriotismo. En nuestra ciudad tenemos una calle dedicada a este soldado desde 1910, y si bien se ha llegado a escribir que era nazareno de nacimiento, en realidad, no tuvo ningún vínculo con Dos-Hermanas. Simplemente, se quiso homenajear su figura y la acción heroica que protagonizó, como se hizo a lo largo y ancho de todo el país.

En la sesión de 26 de enero de 1910, siendo alcalde Federico Caro Lázaro, se leyó una larga moción presentada por aquel, que comenzaba con estas patrióticas palabras: «Conceptuándome como uno de los más amantes hijos de la noble España y en ocasión propicia para demostrar mi amor a ella y al Ejército, me permito molestar la atención por un momento, seguro de que vuestro ánimo se encuentra en análogas circunstancias. Comprendo un deber ineludible ofrecer nuestra sangre en holocausto por defender nuestra bendita patria, pero también considero deber honrar la memoria de los que por ella se sacrificaron».

Después de narrar la hazaña protagonizada por el Cabo Noval, llegó al objetivo de la moción: «¿Qué merece este mártir? El Ayuntamiento de esta villa cumple su deber a mi juicio ofreciéndole como testimonio lo poco que puede: Rotular una calle con su nombre y esto sin gran sacrificio no verificando cambios de las que existen porque arroga prejuicios a la propiedad. A la terminación de la del Conde de Ybarra existe una nueva vía que partiendo de la Avenida de la Cruz finaliza en la de Nuestra Señora del Carmen y que en la actualidad carece de nombre». Así, el alcalde propuso que esa nueva calle fuera rotulada con el nombre de «Cabo Noval», y «si la Corporación así lo acuerda, el pueblo sabrá agradecerle el honor a un hijo de la clase trabajadora y el que suscribe tendrá la satisfacción de haber llevado a la práctica su propósito».

- Publicidad -

Los capitulares acordaron por aclamación y unanimidad proceder a lo propuesto por el alcalde Federico Caro, y, además, que «tenga lugar el acto el día treinta del corriente a las quince con todo el esplendor y solemnidad que sea posible, autorizando al Señor Alcalde para la organización de cuanto con él se relacione». Y a propuesta de Hidalgo Oliva se decidió repartir una limosna de pan entre los pobres de la villa aprovechando tal acontecimiento. La sesión concluyó con un breve y patriótico discurso del alcalde «en el que ensalzó el hecho realizado y estimando la resolución dada por el Ayuntamiento conforme a su deseo dio un Viva España que fue contestado con verdadero entusiasmo por la Corporación y pueblo que presenciaba el acto».

El domingo 30 de enero de 1910 tuvo lugar el acto de inauguración del rótulo de la nueva calle Cabo Noval. La no asistencia de las principales autoridades de Sevilla, por «asuntos perentorios», según informó la prensa, no deslució tan patriótico acto que fue, a la vez, sencillo. Cuenta el periódico La Correspondencia Militar que «el lugar de la calle donde se hallaba el nombre del cabo Noval estaba cubierto por una cortina con los colores nacionales, sobre la que iba una gran corona de flores con crespón negro y debajo un letrero hecho con flores en el que se leía: «¡Viva España!»».

A las tres de la tarde partió la comitiva encabezada por el alcalde y resto de autoridades locales desde la casa consistorial hasta llegar a la nueva vía. La banda de música municipal acompañó a dicha comitiva formada por unas dos mil personas. Al llegar al lugar donde se encontraba la lápida, el alcalde pronunció un breve discurso sobre la vida y hazaña del soldado caído, tras lo cual, y a los acordes de la Marcha Real, descubrió la lápida, mientras se daban entusiastas vivas a España, al Ejército y al Rey.

En la sesión de dos de febrero se dieron a conocer todos los detalles de aquel acto y, además, se aprovechó la ocasión para dedicar un pequeño homenaje a un soldado sevillano caído también en la guerra de Marruecos: Vargas Campos. Una calle que de Conde de Ybarra va hacia la calle San Sebastián llevaría su nombre a partir de ese mismo momento.

Hoy, más de un siglo después, la calle sigue conservando el nombre del Cabo Noval, a pesar de los continuos vaivenes políticos que ha sufrido el país.

Foto del Mes
Curiosa es esta fotografía tomada en el patio de la escuela pública de niños ubicada en la calle Santa María Magdalena a principios de la década de 1930. En ella aparecen los alumnos de la clase de don José Varela, que aparece en el centro junto a aquellos. A la izquierda, el pasillo que daba a la puerta principal de la escuela. El edificio había sido profundamente reformado en 1928, y casi una década después pasaría a ser la nueva Casa de Socorro de Dos-Hermanas.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí