El niño que espera la visita de la Policía Local durante el confinamiento

A sus 6 años, Raúl Ramos Romero, pasa el Estado de Alarma con su uniforme de policía y su único afán es salir para ayudar a la gente.

0
299
niño que espera la visita de la policía local

Desde que se levanta y hasta que se acuesta, Raúl Ramos Romero no se separa de su uniforme de Policía Local. Ya que, a sus 6 años de edad, este niño de la barriada de La Redondilla, tiene muy claro lo que quiere ser de mayor. Por ello, en este estado de confinamiento el niño espera la visita de la Policía Local para que le de una sorpresa.

Así lo explica su madre, Patricia Romero, «a quien le gustaría que la policía pudiera darle un homenaje, ya que es su mayor ilusión». La familia de Raúl tiene tradición policial, «ya que tenemos familiares ya retirados que han ejercido esta profesión y algunos amigos en activo». Por eso, a este pequeño, desde siempre, le ha gustado mucho la Policía Local.

Desde que empezó el confinamiento, Raúl, a sus 6 años de edad, «sale todos los días a las 20:00 horas a aplaudir al personal sanitario» en su domicilio de la Plaza de la Redondilla. Lo hace, puntualiza, con su uniforme de la Policía Local y una mascarilla que pone ‘Yo me quedo en casa’. A pesar de su corta edad, explica su madre, «mi hijo me dice que le gustaría salir a la calle para poder ayudar a la gente». Ya que, en su centro escolar, el Colegio La Compasión, «le explicaron bien lo que era el Coronavirus, una epidemia que afecta a las personas, sobre todo, las mayores».

Concienciado con la situación, a pesar de su corta edad, Raúl está llevando bien su aislamiento, ya que «le hemos dicho que poco a poco se solucionará, pero para ello no hay que salir a la calle y tiene que lavarse bien las manos». No le está costando, añade Patricia, «porque es un niño al que le gusta estar en casa habitualmente».

Desde que saltó el Estado de Alarma, Raúl, el niño que espera la visita de la Policía Local, «realiza sus deberes y juega, eso sí, siempre con su uniforme». Incluso para dormir en alguna ocasión, según comenta su madre, «ya que me dice que tiene que estar de guardia».

Visita de la Policía Local
A los poco tiempo de la publicación de este artículo, Raúl ha recibido la visita de la Policía Local, que le ha tocado la sirena del coche patrulla y le ha entregado un escudo de regalo.

- Publicidad -

RESPONDER

¡Escribe tu comentario!
Introduce tu nombre aquí