La plaza de abastos en el tiempo

Punto destacado de la vida cotidiana de los nazarenos.

0
1621
la plaza de abastos

La plaza de abastos ha jugado un papel fundamental en la economía y vida cotidiana de Dos-Hermanas desde hace casi un siglo y medio. Sin embargo, nuestra ciudad careció de un edificio destinado a mercado hasta el último tercio del siglo XIX.

Hasta esa fecha, el mercado se hacía al aire libre en la plaza pública (la actual plaza de la Constitución), lo cual llamaría la atención de la condesa belga de Roubesart, quien escribiría: “el mercado de Dos-Hermanas que se mantiene en una gran plaza delante de la iglesia, es muy variado y alegre; las mulas llegan allí desde todas partes, cargadas de naranjas, legumbres, de panes particulares, de alfarerías; son llevadas por arrieros con un gran sombrero, con cinturón rojo, con mantas brillantes, que venden con aires principescos, a princesas modestas y dignas, disfrazadas bajo sus largos trajes de algodón, con tartanas y toquillas en la cabeza”.

A pesar de esta descripción tan bucólica, lo cierto es que el mercado al aire libre no ofrecía ninguna garantía higiénica, por lo que las autoridades nazarenas impulsaron el proyecto de construcción de un edificio.

La plaza de abastos de 1878-1932

A finales del reinado de Isabel II y durante el Sexenio Revolucionario, hubo un proyecto de construcción de un mercado de abastos, pero la complicada situación política que se vivió a nivel nacional y local impidió la puesta en marcha del mismo. Hubo que esperar al mandato de José Carballido Cotán (1875-1881) para ver hecho realidad ese viejo anhelo. Gracias a las gestiones de Lamarque de Novoa, se consiguió del Estado un solar ubicado en la plaza de Alfonso XII, exactamente lo que hoy es la zona sur de la plaza de la Constitución. Pero el consistorio nazareno no tenía los fondos suficientes para sufragar las obras del edificio en su totalidad, por lo que se decidió que el Ayuntamiento construiría el edificio en sí, y los puestos de venta (que se realizarían en madera) serían realizados por un particular. Y, por fin, en octubre de 1878 quedó inaugurada. Estuvo en funcionamiento hasta que fue derribada en 1932. Sobrevivieron, eso sí, la placa inaugural y la cancela de la puerta principal del edificio.

1932-2002

Con el paso de los años, se hizo necesario, por razones sanitarias, la construcción de una nueva plaza de abastos, que, además, estuviera en consonancia con la importancia que iba cobrando nuestra villa. Así, en 1928, siendo alcalde Manuel Andrés Traver, y con la asistencia del propio gobernador civil, se puso la primera piedra del nuevo mercado, que estaría ubicado en la huerta del Pachocho, antes conocida como huerta del Jerezano. El gran armazón de hierro que cubriría el edificio sería realizado por la prestigiosa fábrica San Antonio de Sevilla, fundada, dicho sea de paso, por Narciso Bonaplata, uno de los creadores de la Feria de Abril. Por diversos problemas administrativos, las obras se prolongaron en el tiempo, abriendo sus puertas, finalmente, en junio de 1932. Por esas mismas fechas se derribaría el viejo mercado de la plaza de la Constitución.
Del nuevo mercado de abastos, de marcado estilo regionalista, destacaban sus miradores, que daban gran vistosidad a la fachada principal.

2002-Actualidad

En 2002, se derribó la plaza de abastos, construyéndose en su solar un moderno edificio (cuyo estilo es totalmente distinto al del anterior), con aparcamiento subterráneo, según proyecto de los arquitectos nazarenos Daniel Conesa López y Rafael López García. Es el que hoy podemos admirar.

FOTO DEL MES.  Recordando la pasada Cabalgata de Reyes Magos, traemos esta simpática fotografía de la Fototeca de la Biblioteca Municipal, que muestra a los Reyes Magos de 1996. Tomada en el patio del antiguo Ayuntamiento, aparecen de izquierda a derecha, Juan Antonio Pérez Muñoz (como Rey Melchor), Juan Illanes Martínez (Rey Baltasar), y José Luis López Pérez (Rey Gaspar).

la plaz ade abastos
- Publicidad -

RESPONDER

¡Escribe tu comentario!
Introduce tu nombre aquí