Me llamo juani

0
1
- Publicidad -

(Juan 4,5-42) “Cuando decidí “salir del armario” pensaba que las cosas iban a ser distintas. Los primeros días fueron de tanteo, pero a los pocos días comencé unos meses de vértigo. Fui a todos los bares “homo” posibles, y todo lo que no había hecho durante años lo hice en esos momentos. Noches y noches buscando saciarme hasta quedar ahíto. Pero mientras más me desparramaba, más seco estaba por dentro.

Yo siempre he sido muy devoto de la Virgen pero no me paraba nunca a hablar con su Hijo. Me parecía que me miraría con asco, que me recriminaría mi condición, que no comprendería lo que sentía ni lo que hacía en secreto. Pero en estos días eso ha cambiado. En una misa escuché al cura hablar de la comprensión y la misericordia de Dios; y cuando acabó la misa me quedé en la iglesia en silencio.

Una fuente de alegría y de luz brotó en mí como nunca había sentido. Rezándole a la Virgen he llorado y me he sentido consolado. Pero desde que sé que Jesús mismo me mira con cariño, como a su hijo querido, desde que sé que me llama a seguirlo y a extender su Reino, todo ha cambiado. Ha surgido una fuente de agua viva en mí que todo lo va cambiando.

Yo no sé cómo voy a continuar con algunos aspectos de mi vida; pero una cosa la tengo ya clara: soy una persona, y necesito ternura y respeto. Ya no soy una máscara ante todos, ni una loca que sobreactúa para llamar la atención. Soy una persona; más aún, soy un hijo de Dios y un cristiano que quiere seguir a Jesucristo. Un reto muy grande para cualquier persona; para mí también.

Me llamo Juani, y soy cristiano”.

 

- Publicidad -

RESPONDER

¡Escribe tu comentario!
Introduce tu nombre aquí