Los nazarenos se pensaron el entrar y salir del armario en el Pasacalles de la Igualdad

    0
    3
    - Publicidad -

    pasacallesA pesar de que les costó entrar en el juego, el pasacalles congregó a un buen número de curiosos para celebrar el Día Mundial por los Derechos de Gays, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales

    Los nazarenos volvieron a celebrar por segundo año consecutivo el Día Mundial por los Derechos de Gays, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales con el conocido 'Pasacalles de la Igualdad'. En esta ocasión se optó por un desfile más festivo y llamativo que llamara la atención de la gente. Una expectación que se comenzó a generar cuando una inmensa limusina blanca con la bandera del arco iris se aposentó a las puertas de la casa consistorial.

    pasacallesA media mañana el desfile abierto por un grupo de percusionistas cubanos y un elenco de bailarines, los chicos con chaqué, como si fueran a casarse, y ellas con traje de fiesta, llegó a la Plaza de la Constitución, procedentes de Huerta Palacios. A ellos, le seguían dos malabaristas y otros dos zancudos con un armario simbólico, reclamando la igualdad de derechos entre los seres humanos, para que la gente entrase y saliera de él “dejando de un lado los prejuicios por un día”. Las encargadas de incitar a los nazarenos y nazarenas que se agolparon en torno al pasacalles eran dos galácticas azafatas con muy buen sentido del humor. Una nota predominante que acompañó su discurrir por las calles del centro a ritmo de buena música y del baile que se marcaron los bailarines.

    - Publicidad -

    La limusina, no exenta de dificultad a la hora de girar por algunas calles, fue abriendo la comitiva con un ramillete de chicas guapas que acompañaban en su interior a un particular cupido que fue repartiendo flechas entre todos los presentes. De manera improvisada, un grupo de jóvenes se unió al pasacalles con confetis y pitos para animar con su alegría y cánticos esta jornada por la libertad.

    pasacallesEntrar y salir del armario no salieron ni entraron mucho los presentes, pero durante la hora y medias que duró el recorrido no faltó público expectante y opiniones para todos los gustos.Si el fin del pasacalles era el de llamar la atención, lo consiguió, ahora le toca a la población asumir lo visto y la información trasmitida con los folletos explicativos elaborado por el programa municipal 'Sin Miedo' para que en próximas ediciones sean más los que se unen al pasacalles y entren y salgan del armario.

    - Publicidad -

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí