La reforma del Estatuto de Andalucía

0
- Publicidad -

La situación política que vive Andalucía en estos momentos es muy delicada. Las sospechas que teníamos de que el actual proceso de reformas de estatutos de autonomía iba a aprovecharse para devolver al pueblo andaluz al pelotón de las autonomías de segunda, va siendo cada día más realidad. Los acuerdos del Estado con Cataluña, en su Estatuto, que les permite tratar al Estado de “tú a tú” disponiendo de una autonomía en financiación para no tener que contar con las transferencias del Estado y que administran todo lo que afecta o puede afectar a sus intereses: servicios, inversiones, programas, acción exterior, y un largo etcétera. Esta discriminación, cuyo autor intelectual es el PSOE (el mismo que hace 28 años pactó con UCD que existieran dos tipos de autonomías, las del 143 y las del 151 de la Constitución), ha encontrado un primer colaborador necesario que es IU, que ya ha firmado el proyecto de reforma del Estatuto de Autonomía de Andalucía, que consagra que Andalucía no tiene el mismo estatus jurídico y político que se le ha reconocido a Cataluña, que Andalucía va a carecer de la autonomía financiera que se le ha concedido a Cataluña y que rebaja el techo competencial y de autogobierno que el Estado ha pactado con Cataluña.
Por su parte, la derecha del PP guarda silencio temerosa de que si dicen algo contra las propuestas del PSOE, éste vuelva a recordarles el lamentable papel que jugaron con ocasión, precisamente, del 28 de Febrero.
Por lo tanto, la situación es muy difícil. El PSOE sigue jugando con el escaso interés, según él, que el pueblo andaluz tiene con su propio estatuto, que es consecuencia directa de la desactivación política tras 25 años de gobierno PSOE. Tienen el poder mediático, el poder económico y el poder político y están convencidos de que nadie va a complicarles el guión que tienen predeterminado.
No es sólo que nieguen a Andalucía lo que acaban de reconocer a Cataluña, es aún más grave, el pacto con Cataluña también pasa por haberles garantizado que tendrán una situación de privilegio, y que lo que les reconocieran a ellos no se iba a generalizar a otros.
En este escenario comprenderás que la única voz discordante sea la del Partido Andalucista.
Nos proponemos emprender cuantas acciones sean necesarias en el plano político para desbaratar este plan. Estamos decididos a provocar tal rechazo a la discriminación que el PSOE tenga que dar marcha atrás por el único motivo que les vale: posibles perjuicios electorales.
Desde estas líneas, le pedimos por tanto, a toda le ciudadanía que esté en disposición de movilizarse, y que además de la protesta política, más allá de lo institucional, estemos preparados para el acoso mediático y político a que nos va a someter el PSOE, que se cree dueño de Andalucía.
Está en juego el futuro de Andalucía.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí