- Publicidad -

El cuento eterno

0
- Publicidad -

Voy a hablaros de una maestra de la vida, que lo que más ha hecho en este mundo ha sido enseñar, descubrir a sus tres hijos la felicidad que es vivir, preparar a sus cientos de niños a ser un gran profesional y una mejor persona el día de mañana, ser la mejor amiga de sus amigos, amar, incluso sin ser correspondida, hasta el final de sus días, hacer que la familia se extienda más allá de lazos parentales, arrimar el hombro a todo aquel que se ha cruzado por delante de ella y dar a los más desfavorecidos lo que en su mano tenía.

Se va una loreña intachable, una visueña honrada, una isleña desinteresada, una gaditana humilde y una querida nazarena. Arropada por todas las personas que ella ayudó, una multitud incontable que estuvo presente más que nunca, pese al impedimento de asistir a su despedida debido a esta condenada pandemia que nos han mandado. Me sabe mal las tres últimas palabras con las que terminaré este escrito, aunque yo ya sabía que nunca sería capaz de decírselas cara a cara.

- Publicidad -

Su vida ha sido un mar de lecturas, de risas inacabadas, de buenos ratos inolvidables, pero también de sufrimiento, mucho sufrimiento que ha sido ocultado hasta en el propio lecho de su muerte para no compartirlo con los que más la querían. Sabemos que te has ido, pero que siempre estarás, que el pecado más grave que has cometido ha sido ser una muy buena persona, sin pararte a pensar que éste sería el motivo principal por el que el Señor te quería a su vera. Nos dejas aquí con tu hermana, la que será a partir de ahora nuestra madre, y con nuestro tío, al que vamos a querer igual que él te quería a ti. Te vas para reunirte con tus padres, que tanta falta te hacían, como la que nos vas hacer tú ahora. Sé que te marchas tranquila, como tu conciencia, con la única preocupación de que tus hijos y tu nieto sean felices hasta que vuelvan a reunirse contigo, pero eso no lo dudes, sabemos que con tu ayuda y con la intersección de María Santísima de Setefilla conseguiremos volver a descubrir la felicidad que es vivir.

Tus días han acabado, pero tu libro será eterno. Te quiero mamá.

- Publicidad -

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil