- Publicidad -

La carrera oficial

0
- Publicidad -

Quiero empezar mi carta diciendo que me siento orgullosa de ser nazarena, de la familia que tuve y de la que tengo, de mis paisanos y de todo cuanto me rodea, hasta cierto punto, hay ciertas cosas de las que no lo estoy tanto, por ejemplo lo que me mueve a escribir esta carta, al hacerlo lo hago con dolor de corazón, porque sé que con ella voy a implicar a personas a las cuales aprecio muchísimo, se preguntarán a qué viene esto. Soy una persona a la que la Semana de Pasión le encanta, me gustan todas las cofradías que tenemos a cual con más pasión, pasión por la cual tanto mi marido como yo la vivimos a tope y por lo que estamos abonados desde el primer año en que se pusieron las sillas en la carrera oficial. Pues bien, qué puedo decir de dichas sillas y del Consejo de Hermandades y Cofradías, que son los responsables de las sillas: creo que se han pasado de rosca.
¿Y por qué? Pués muy sencillo, los dos primeros años tuvieron un precio módico, los dos siguientes su precio ha subido 5 euros, cosa normal si el Ayuntamiento le ha subido el precio al suelo, hecho este que no sé, pero que sí que me voy a enterar. Pues respecto a las sillas quiero decir que son incómodas, están sucias y de una vista que nada más verlas dan nauseas el pensar que tienes que sentarte en ellas ¿Acaso las tienen guardadas en pocilgas?
Señores de La Junta y responsables de las mismas, no se han dado cuenta que en una ciudad como Dos Hermanas a sus conciudadanos nos da asco, repugnancia y nauseas nada más verlas y sentarnos en ellas, o es que por ahorrarse 0,50 céntimos de euro en cada uno por semana, no por día, hemos tenido que estar en senda suciedad. Creo que no lo habeis pensado bien, son ya dos años seguidos la misma subida de precio, pero después de pensarlo bien lo veo claro, es que vosotros no las usáis, aunque sí algunos familiares vuestros, pero cosa ligera, y comprendo que tengáis cómodos sillones y nos deis los asientos tan incómodos que tenemos los que nos sentamos en las sillas.
Quiero hacerles saber que el noventa por ciento de las personas que estamos abonados, somos personas de avanzada edad y enfermos por una causa u otra, no por gusto. También les quiero decir que aparte de los días de lluvia que no han salido cofradías, hemos estado hacinados como animales ¿Cuántas habéis puesto de más? El encargado de las sillas se nota que es un buen comerciante, aquí el negocio ha sido redondo, esperemos que en los proximos años nos respetéis y pongáis asientos limpios y cómodos que no den nauseas al sentarse. Lo único que pido es respeto para los abonados, creo que nos lo merecemos. Gracias.

- Publicidad -

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil