- Publicidad -

La esencia de Valme se ha trasladado estos días al centro de Sevilla con motivo de la inauguración en la Fundación Cajasol de la muestra Váleme Señora. 775 años de devoción entre Dos Hermanas y Sevilla. Una exposición que resume casi ocho siglos de vínculo entre la capital hispalense y esta histórica advocación mariana, nacida en el contexto de la Reconquista de la ciudad por parte del rey Fernando III ‘El Santo’ en 1248.

La muestra reúne más de un centenar de piezas, distribuidas en las distintas salas de este espacio cultural, que permite realizar una aproximación histórica al nacimiento de esta devoción y su evolución y vínculo con la ciudad de Sevilla a lo largo de los siglos, conocer aspectos de su multitudinaria romería, o apreciar los detalles de su singular iconografía y los elementos más destacados de su patrimonio artístico. Asimismo, esta exposición se celebra en el marco del Año Jubilar concedido por la Santa Sede a la Hermandad de Valme con motivo del 50º aniversario de la coronación canónica de su titular, motivo por el que esta efemérides también tendrá especial cabida en el recorrido expositivo.

Momentos claves de la devoción de Valme

A lo largo de la historia, la devoción a la Virgen de Valme ha vivido dos momentos claves: los siglos XIII y XIX. En relación al primero, en la exposición se podrá contemplar el pendón de Axataf, último rey almohade de la ciudad y entregado por San Fernando como exvoto a la imagen mariana. En cuanto al segundo, tendrán especial cabida las figuras de la escritora Cecilia Böhl de Faber, los Duques de Montpensier y el diplomático, poeta y empresario sevillano José Lamarque de Novoa, esposo de la también poetisa Antonia Díaz.

- Publicidad -

El siglo XIX supuso un momento de recuperación y auge de la devoción a la Protectora de la ciudad de Dos Hermanas y patrona de su Ayuntamiento. A través de su novela La Familia de Alvareda, la autora conocida popularmente por el sobrenombre de Fernán Caballero fue la encargada de rescatar del olvido la ermita de Nuestra Señora de Valme en el Cortijo de Cuarto, así como del lamentable estado de conservación que presentaban tanto esta edificación como el pendón entregado por San Fernando. Tras tener constancia de este hecho, Antonio Mª de Orleans y Luisa Fernanda de Borbón decidieron sufragar la recuperación de este último en el año 1857, mientras que dos años después, en acción de gracias por el nacimiento de su hijo Fernando, encomendaron al arquitecto Balbino Marrón (autor, entre otros, de la fachada principal del Ayuntamiento de Sevilla) que dirigiera los trabajos de recuperación de la ermita. Esta nueva etapa de esplendor de devoción a Valme vivió otro momento relevante en 1894 con la creación de su tradicional romería por iniciativa de Lamarque de Novoa.

Iconografía y patrimonio artístico

La exposición sobre la esencia de Valme también ahonda en la iconografía y el patrimonio artístico de la Virgen. En lo relativo al aspecto iconográfico, uno de los aspectos más sorprendentes es el hecho de que la talla fernandina contara con candelero entre los siglos XVII y XIX, así como con atributos (por ejemplo, una mano más grande para portar cetro, una media luna que figuraba a sus pies) que igualmente aparecerán recogidos en esta exposición.

En cuanto al patrimonio, destaca la selección de mantos (del medio centenar con los que cuenta) que se exponen en la sede central de la Fundación Cajasol. Estos, bien sobresalen por su antigüedad (algunos fueron creados para la etapa en la que la imagen aún contaba con candelero) o por la calidad de sus bordados, como es el caso del manto confeccionado por el Taller de Caro en 1968, el de castillos y leones elaborado en 1920 o, uno de los más recientes (2012) realizado por José Antonio Grande de León con bordados en oro, plata y sedas sobre terciopelo color cardenal, entre otros.

Otra de las piezas más relevantes que se pueden admirar en la exposición es el conjunto son las coronas de oro, brillantes y esmaltes labradas por Fernando Marmolejo para la coronación canónica de 1973 que, entre otros elementos, cuenta con los escudos de Dos Hermanas y de Sevilla, simbolizando el estrecho vínculo que ambas ciudades han mantenido con esta singular devoción nacida en época medieval.

Aunque, donde mejor se pone de manifiesto este vínculo entre la ciudad nazarena y la capital hispalense es en la Romería de Valme –recientemente declarada Bien de Interés Cultural por la Junta de Andalucía y Fiesta Mayor de Dos Hermanas. “La Romería sevillana por excelencia y razón histórica» según citó Joaquín Romero Murube, que durante décadas formó parte del calendario festivo de Sevilla y en la que participaban carros y carretas engalanadas procedentes de los barrios de San Julián, la Puerta Osario, Triana o la Puerta de la Carne.

En esta muestra se puede conocer en detalle, entre otros, cómo se crean las singulares flores de papel rizado con las que se exornan las carretas y galeras de esta celebración romera o la propia carreta de la Virgen, que se expone en la entrada principal de la Fundación Cajasol con el exorno que lució en la Romería de 2022. Pura esencia de Valme en el centro de Sevilla.

Intervenciones durante el acto

El presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido Gutiérrez, encargado de abrir el acto, destacó «los profundos e históricos vínculos culturales y espirituales que unen a la capital hispalense con Dos Hermanas a través de una devoción que se remonta a la reconquista de Sevilla de 1248″. Por lo que, con esta exposición sobre la esencia de Valme, «le proponemos un recorrido por la historia de esta tradición, una muestra excepcional que nos recuerda la riqueza de nuestro patrimonio cultural y artístico, y la necesidad de protegerlo y divulgarlo». Siendo la primera exposición que inicia la temporada en la citada Fundación.

El hermano mayor de Valme, Hugo Santos, «un honor y un orgullo para la hermandad poder inaugurar esta exposición a la que le hemos puesto un gran empeño y cariño«. Hugo quiso dar las gracias a todas las personas que lo han hecho posible, destacando a Manuel Lombo, que ha hecho de nexo de unión entre la fundación y la hermandad. Además de otras muchas personas, como el historiador Jesús Barbero, «que ha hecho un gran esfuerzo por reproducir en una maqueta la primitiva Ermita de Cuarto, siendo la primera vez que se reconstruye a través de la documentación existente, ya que no hay testimonio gráfico». Además de a otras muchas personas y a las hermandades del Rocío de Dos Hermanas, Cautivo, Amargura y Oración, «que han cedido piezas para esta exposición». Así como a la Archidiócesis de Sevilla, por primera vez nos han cedido unos documentos muy importantes, como la partición del primer libro de hermanos de la hermandad de 1628 , que es la primera vez que se expone». Así como a «los fotógrafos y reporteros que a lo largo de los años han dejado un bagaje importante de imágenes de la Romería de Valme, que también se pueden ver en esta exposición».

Para Manuel Lombo, colaborador especial de la muestra, esta exposición es «una forma de hacer una ilusión realidad, como hermano, devoto de la virgen y como nazareno«. En esta exposición se pone de manifiesto «el gran patrimonio histórico y artístico que tiene la hermandad, que no es la primera vez que sale de Dos Hermanas, pero que sí es una oportunidad única de mostrarlo de una manera tan grandiosa». Poniendo en valor, «no solo la devoción de la Virgen de Valme, sino el papel importante que tiene esta advocación en la reconquista de Sevilla».

Francisco Rodríguez, alcalde de la ciudad, destacó durante su intervención que «la Hermandad de Valme significa mucho para el municipio de Dos Hermanas», ya que, «la historia de esta ciudad va unida indisolublemente a esta advocación, así como la historia de Sevilla, que también está unida a la Virgen y el rey San Fernando». Por lo que con gracias a esta exposición sobre la esencia de Valme, «una ciudad universal como Sevilla le abre las puertas a una ciudad única como Dos Hermanas, hecha a sí misma por un grupo de hombres y mujeres que a lo largo de su historia han desarrollado su trabajo para convertirla en un referente«. Agradeciendo el regidor «a todas las personas que han hecho posible el traer un trocito de nuestra historia a la capital porque estoy convencido de que todos los que vamos a disfrutar de esta exposición somos personas que amamos Dos Hermanas y que entre todos estamos construyendo una ciudad para vivir y para vivirla«.

El arzobispo emérito de Sevilla, Juan José Asenjo, destacó en su discurso que «la devoción a la Virgen es algo importante y fundamental en la vida cristiana«. Juan José recordó que hace unos años la hermandad «me regaló una imagen en miniatura que reproduce a la Virgen de Valme, que yo tengo en mi capilla, a la que rezo con frecuencia». Y esta noche también invoco a la Santísima Virgen para «pedirle que Dos Hermanas sea siempre fiel a sus raíces cristianas«.

En la exposición sobre la esencia de Valme también estuvo presente el subdelegado del Gobierno en Sevilla, Carlos Toscano, el delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en Sevilla, Ricardo Sánchez, Juan Carlos Cabrera Valera, delegado del Área de Gobernación, Fiestas Mayores y Área Metropolitana del Ayuntamiento de Sevilla, así como los concejales de Cultura y Fiestas y Juventud, Salud y Consumo del consistorio de Dos Hermanas, Rosario Sánchez Jiménez y Juan Pedro Rodríguez García, respectivamente.

Horarios de visitas
De lunes a sábado, de 11:00 a 14:00 y de 18:00 a 21:00 horas. Además, como es habitual, se organizarán visitas guiadas individuales, los martes y sábados, a las 11:00, y los jueves, a las 19:00. Para solicitar visitas guiadas grupales se realizarán previa solicitud a través del correo electrónico: reservas@cajasol.com (con un mínimo de 20 y un máximo de 25 personas, y un precio de 3 euros por persona).

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí