- Publicidad -

Cuando era un niño, su familia lo apuntó al fútbol, pero Juan Pavón Rodríguez se aburría y jugaba con la arena del campo “haciendo montañitas”. No sería hasta los cinco años cuando descubrió que lo suyo eran los deportes de agua, compitiendo actualmente con el C.W. Dos Hermanas PQS y estrenándose recientemente en la modalidad de natación sincronizada con el Club Sincro Sevilla.

Con cinco años, “me apuntaron a unos cursos de natación para aprender a nadar e hicimos un partido de waterpolo y, como me gustó muchísimo, el monitor habló con mis padres para que me apuntaran en septiembre. Curiosamente, recuerda, “ese monitor es Adrián Rodríguez, jugador nacional del club y compañero mío a día de hoy”.

Fue así como entró en un club en el que lleva 11 años y ahora, a sus 16 años, compite como juvenil. Desde finales de la temporada pasada y lo que va de esta, afirma, “me han convocado en varios partidos de Liga Nacional en Segunda División con el equipo absoluto”.

- Publicidad -

Pero fue en abril de 2022 cuando Juan Pavón descubrió el deporte de la natación sincronizada. “Conocí el Club Sincro Sevilla por mi amiga Lucía, que lleva muchos años practicándola, y me comentó que quería incorporar chicos, porque en otros clubes de España lo había”. Al ser un deporte de agua, elemento en el que se encuentra como pez en el agua, “me decidí a probarlo y tengo que reconocer que me gustó y seguí practicándolo”.

Prejuicios en el deporte

Cuando se habla de natación sincronizada siempre se piensa que es un deporte femenino, un aspecto que Juan reconoce que le influyó en un principio, ya que “a veces recibía comentarios fuera de lugar y llenos de prejuicios, no muchos, pero sí los suficientes como para plantearme no hacerlo”. Aun así, se decidió a probar e intentarlo y, comenta, “le he ido cogiendo el gustillo y aprendiendo cosas nuevas en el agua”. Juan reconoce que “somos pocos los que practicamos sincronizadas, pero algo es algo”.

La natación sincronizada, explica este joven quinteño estudiante del IES Hermanos Machado, “parece fácil, pero no lo es. Es complicado, requiere de mucho control en el agua, de flexibilidad, coordinación, y sincronización con las compañeras”. Nada, asegura, “que no se pueda conseguir con muchas horas de entreno, esfuerzos, dedicación y constancia”.

Para ello, Juan suele entrenar natación sincronizada cuatro días a la semana , tres horas diarias, en el Polideportivo de Hytasa”. Pero, además, “justo después, waterpolo, cinco días en semana, de 21:00 a 23:00, en el Centro Acuático de Montequinto o en la piscina de Ramón y Cajal”.

Si te planificas, asegura, “hay tiempo para todo”. En su caso, suele “estudiar antes de ir a entrenar y cuando vuelvo de los entrenos”. Y a los amigos, añade, “os veo en los entrenos y, aunque salimos poco, lo hacemos algunos fines de semana después de los partidos”.

Primeros títulos

A pesar del poco tiempo que lleva practicando natación sincroniza, Juan Pavón Rodríguez ya atesora algunos títulos, como ser campeón andaluz y bronce nacional. Ambos reconocimientos, apunta, “no hubieran sido posible sin la ayuda de mis compañeras, de todas y cada una de ella, destacando a Carmen Beato, que fue con la que participé en el dúo mixto”. Así como, “de nuestras entrenadoras, destacando la paciencia de Sandra Barba”.

Pero Juan no se impone metas, sino que “iré viendo poco a poco hasta dónde puedo llegar”. Su intención es seguir compaginando ambos deportes, pero sé que a la larga tendré que decidirme por uno de los dos”.

Cuando se le pregunta qué le ha aportado la práctica deportiva, asegura que “valores de trabajo en equipo, disciplina, compañerismo, respeto, empatía, compromiso y responsabilidad”.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí