- Publicidad -

La Plaza de La Mina se convirtió por segundo año consecutivo en espacio de visibilización de las personas con diversidad funcional con motivo de la conmemoración del Día Internacional y Europeo de las personas con discapacidad. Bajo el lema de SOSten mis derechos, propuesto por el CERMI, Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad, para este día, se organizó el pasado viernes un encuentro de entidades que trabajan con este colectivo en Dos Hermanas.

Anidi, Asas, Aspace, Asense-A, Anfi y Fundación Psicopediatría, junto con el Aula Fénix del Colegio María Zambrano, se dieron cita en este espacio promovido por el Ayuntamiento de la ciudad como una de las múltiples actividades que organiza en apoyo de las personas con diversidad funcional. Mediante una serie de expositores, ubicados en horario de mañana y tarde, se ha pretendido dar a conocer a la ciudad la labor que realizan estas entidades, además de vender una serie de artículos, elaborados por las personas usuarias, con los seguir recaudando fondos.

Las asociaciones, a través de un representante de cada una, fueron las encargadas de dar lectura al manifiesto del CERMI, SOSten mis derechos. Una forma, según explicaron, «de pedir socorro cuando estás en peligro». Además de que «sostén es una palabra que significa sujeta», ya que, a través de este juego de palabras se ha querido demandar «ayuda a la sociedad para que se cumplan los derechos
de las personas con discapacidad, porque están en peligro».

- Publicidad -

Lo que se necesita, según el manifiesto, son «medidas políticas concretas para disfrutar de sus derechos, para estar incluidas en la sociedad y para tener una buena vida». Sobre todo, en una situación de crisis, como la actual, que «afecta más a los colectivos que están
en riesgo de exclusión social«, ya que «las personas con discapacidad y sus familias reciben menos apoyos cuando hay una crisis».

Cuentacuentos

Además, tanto la tarde del viernes en la Plaza de La Mina, como en la mañana del sábado, 3 de diciembre, se organizó un cuentacuentos a cargo de Rocío Olivares sobre su libro ¿Alguien ha visto mi sonrisa?, ilustrado por Luz Beloso. Con este cuento, según explicó su autora, «te puedes divertir, fomentar la imaginación y aprender a que se puede pedir ayuda e incentivar la creatividad». Una obra que guarda una divertida historia que invita a jugar, con llamativas y coloridas ilustraciones.

Rocío Olivares, además de integrante de ASENSE-A, la Asociación de Enfermedades Neuromusculares de Andalucía, es maestra de Pedagogía Terapéutica y psicopedagoga. Colabora en revistas de educación escribiendo artículos educativos y diseñando materiales y actividades. Su vocación es la educación y su pasión la literatura infantil.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí