- Publicidad -

La tarde del Lunes Santo no presentaba buen aspecto. Las predicciones meteorológicas auguraban una jornada inestable y, finalmente, se cumplieron las predicciones. La Hermandad de Santa Cruz, que tenía su salida prevista para las 16:00 horas, anunciaba en sus cuentas en redes sociales que realizaría estación de penitencia, aunque con media hora de retraso. Pero fue una presentación al pueblo corta.

Con un cielo cada vez más encapotado, la cofradía inició su caminar en busca del centro de Dos Hermanas, aunque las primeras gotas hicieron acto de presencia, mientras el misterio de Presentación al Pueblo se perdía al final de la calle Gustavo Bacarisas.

El paso procesionaba tras la reestructuración de las imágenes secundarias, con nueva silla curul y escalinata de Poncio Pilatos, que ha sido restaurado (Fernando Aguado). Nuevos ropajes para Barrabás, Claudia y el esclavo. Además de nuevas cartelas del paso de Antonio Luis Troya y restauración del llamador.

- Publicidad -

La Virgen del Amor y Sacrificio, “la emperatriz”, como la aclaman su gente, también salía de su capilla y se perdía por las calles de su barrio a pesar de esas gotas persistentes. Bajo un palio cuyas bambalinas y gloria han sido restauradas y con un exótico exorno floral, la talla estrenaba nuevo tul de tocado.

Pero cuando discurrían por la Avenida del Guadalquivir, ante el cariz que comenzaba a tomar la tarde, la hermandad decidió dar la vuelta y regresar a su templo.

Petalada a la Virgen

La primera en hacer acto de presencia en la calle Gustavo Bacarisas, nuevamente plena de público, fue la dolorosa, que recibió una aplaudida petalada de flores, la lluvia que sí le gusta a los cofrades.

La emoción estaba a flor de piel y las primeras lágrimas hicieron acto de presencia entre el público, mientras que la Virgen, a los sones de Macarena, primero, y Reina de Triana, del nazareno J.M. López Reina, después, entró en la capilla.

Con una lluvia más persistente y la apertura de algunos paraguas, que provocaron la desaprobación de parte del público, entraba en la calle ante un mar de gente el barco de Presentación al Pueblo.

Con los sones de su banda, el paso se resignaba a recogerse tan pronto. Había sido una presentación al pueblo corta, apenas dos horas, pero el chaparrón del momento obligó a acelerar su recogida ante el aplauso de un público que ya soñaba con un nuevo Lunes Santo.

Saeta de Erica Leiva
Aunque estaba previsto que lo hiciera al paso de la cofradía por la calle San Sebastián, la cantante de copla Erica Leiva le cantó dos saetas a los titulares de la Hermandad de la Santa Cruz en el interior de su capilla.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí