equipo de orientación educatica
- Publicidad -

Después de más de dos décadas de trabajo, la labor que el Equipo de Orientación Educativa desempeña en Dos Hermanas se ha consolidado en los últimos años. Lo ha logrado gracias a un «equipo sólido y bien coordinado, que recibe una buena valoración por parte de los centros de la ciudad».

Así lo afirma su coordinador, José Segovia Aguilar, quien aclara que, además, «existe una buena coordinación con el Ayuntamiento y el sistema sanitario, con una relación muy fluida y con un protocolo y líneas de colaboración».

Por ello, asegura, el Equipo de Orientación Educativa de Dos Hermanas es «un ejemplo en toda la provincia de Sevilla por sus excelentes resultados». Lo que provoca que «en este municipio se esté atendiendo la diversidad y estemos orgullosos de ello». Y es que este servicio lleva desde los años 90 trabajando en el marco del Programa de Atención a la Diversidad de la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía, en colaboración con el Ayuntamiento.

- Publicidad -

En este municipio, el equipo está integrado por una plantilla estable de 12 profesionales, con orientadores, psicólogos, pedagogos, médicos y profesionales especializados en el lenguaje. Además de dos especialistas en la zona sur de la ciudad para programa de atención al absentismo escolar y a las familias.

El acceso a este equipo se canaliza a través de los centros educativos públicos, donde tienen que pedir cita y «nos ponemos en contacto con ellos». Cada orientador, explica José, «trabaja con una franja de 2.000 alumnos y alumnas, atendiendo la demanda del profesorado para el alumnado con una problemática o necesidad».

Tres bloques de trabajo

Aquí comienza el trabajo de este equipo, que se desarrolla a lo largo del curso, con la elaboración «de una evaluación psicopedagógica para ver si ese alumnado tiene alguna necesidad educativa y requiere de medidas especiales. Éstas pueden ir desde cambios curriculares a físicos, como la necesidad de instalar un ascensor en el centro o contar con sillas especiales».

El EOE organiza su actividad en tres grandes bloques: supervisar a todo niño o niña que inicia su escolarización y que está siendo atendido en un Centro de Atención Infantil Temprana; un programa especializado para determinar si hay alumnado de altas capacidades intelectuales; y revisar al alumnado de tránsito entre etapas educativas, sobre todo, de Primaria a Secundaria. «Un campo de actuación muy amplio», puntualizar el coordinador del EOE Dos Hermanas.

Actualmente existen 32 EOE en Sevilla, siendo el Equipo de Orientación Educativa de Dos Hermanas el más grande de la provincia y la comunidad autónoma, centrados en trabajar la atención a la diversidad de su zona de actuación, especialmente, en los centros escolares de Infantil y Primaria.

La orientación en Secundaria

La figura del orientador escolar también está presente en los Institutos de Enseñanza Secundaria, pero no como un equipo externo como ocurre en Primaria, sino como parte de la plantilla de profesores del centro, dentro del Departamento de Orientación.
Según explica Eva María Castillo Gutiérrez, una de las orientadoras del IES Gonzalo Nazareno, “cada centro cuenta con la figura de un orientador de referencia, excepto los centros de Compensación Educativa y los que cuentan con más de 20 unidades de la ESO, que disponen de dos”. De hecho, “el IES Gonzalo Nazareno y el IES Torre de los Herberos tienen dos en plantilla, por ser centros de Compensación Educativa”.

Esta figura, según la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo ( LOGSE, 1990 ), se presenta «como un factor de calidad del sistema educativo», añade Eva, quién la define como «un profesional de la ayuda», que trabaja desde un entorno escolar, acompañando a cualquier adolescente en las dificultades que puedan experimentar.

Los orientadores realizan su labor dentro de tres grandes áreas. Por una parte, la atención a la diversidad, trabajando con alumnado que tenga necesidades específicas de apoyo educativo; por otra, la acción tutorial, como figura de apoyo al tutor en todas sus competencias; y, por último, la orientación académica y profesional.

Lo habitual es pedir cita directamente de forma telefónica o telemática a través de la aplicación iPasen, o a través de los tutores.
En este curso 2020-21, apunta la orientadora, «lo que más se han abordado han sido cuestiones emocionales por la pandemia de la Covid-19 y su influencia tanto a nivel personal como académico «. En términos generales, al trabajar con adolescentes, «se abordan mucho los problema de autoestima, habilidades sociales, problemas familiares, mediación de conflictos o gestión de los estudios».

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí