identidad
- Publicidad -

La ONG Crecer con Futuro ha decidido dar un paso adelante y renovar su identidad corporativa para modernizarla. Unos cambios que se aprecian en su logotipo y en la nueva web que acaba de lanzar (www.crecerconfuturo.org).

A pesar de este cambio de identidad, conservan los elementos más importantes del antiguo logo: la infancia, el árbol, raíz y suelo. El árbol es una casa que protege y acoge. La infancia es su tronco y sostiene dos grandes hojas que tienen forma de corazón.  El árbol y sus hojas se inspiran en el Ginkgo Biloba, el único árbol superviviente en el Sureste de China, donde se le venera como el «árbol de la sabiduría». Además, el árbol es símbolo de la vida, el crecimiento y la protección. Lo que cambia en la nueva identidad es la composición.

Crecer con futuro trabaja para que todos los niños, niñas y adolescentes que viven en centros de protección y, que lo deseen, puedan tener una  familia colaboradora.  Es una forma de ser familia poco conocida que puede enriquecer sus vidas con experiencias familiares positivas. 

- Publicidad -

Nuevas provincias: Málaga, Granada y Jaén 

Hasta el momento Crecer con Futuro trabajaba de forma directa en Huelva y Sevilla. Ahora han comenzado a hacerlo en Málaga, Granada y Jaén. Esto ha sido posible porque, para el desarrollo de este programa, reciben el apoyo de la Junta de Andalucía en el marco de las subvenciones del IRPF de la Consejería de Igualdad Políticas Sociales y Conciliación. 

«Las niñas y niños que viven en centros pueden decidir pocas cosas de sus vidas. Que el niño o niña desee tener una familia colaboradora, además de ser un requisito,  es un bonito  lugar desde el que empezar la colaboración» señala Lucía Aguilera, trabajadora social de Crecer con Futuro en Málaga y Granada  

Por su parte, «crecer en familia es uno de los derechos que tienen todos los niños y niñas. Tienen derecho a tener infancia. Además, es el ambiente idóneo para su desarrollo»indica Gema Carrasco, responsable de sensibilización.

Ya que, prosigue, «los niños, niñas y adolescentes que viven en centros de protección no están ahí por su culpa. Las familias colaboradoras son un recurso que enriquece sus vidas. Es un acogimiento de tipo temporal durante tiempo de los fines de semana y períodos vacacionales. Viven experiencias que no viven en el centro y se establece una relación y un vínculo donde todas las partes salen beneficiadas.»  

La organización sostiene que para crecer de una forma sana no es suficiente tener las necesidades básicas cubiertas. Hace falta contar con lo intangible en nuestras vidas: autoestima, confianza, amor y apoyo emocional

Para ello, La ONG ha estado en el Parlamento Andaluz explicando la importancia de este programa. Lo ha hecho para que la nueva Ley de Infancia y Adolescencia de Andalucía ofrezca todas las garantías y respaldo jurídico a las niñas, niños y adolescentes que salen en una relación de colaboración y a sus familias colaboradoras. 

Más información 
Cualquier persona que quiera más información puede asistir a alguno de los cafés informativos virtuales que tienen habitualmente. Pueden escribir a familias@crecerconfuturo.org o llamar al 640 01 74 48 ó en la web www.crecerconfuturo.org.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí