- Publicidad -

La Parroquia Ntra. Sra. de La Oliva acoge la exposición internacional Los Milagros Eucarísticos en el Mundo, diseñada y creada por el siervo de Dios, el italiano Carlos Acuti. Con una amplia variedad de fotografías y descripciones históricas, esta muestra recoge parte de los principales milagros acontecidos a lo largo de los siglos en varios países del mundo y que han sido reconocidos por la Iglesia.

Por medio de los paneles es posible visitar virtualmente los lugares donde ocurrieron. Milagros Universales de Argentina, Austria, México, Bélgica, Colombia, Croacia, Egipto, Francia, Alemania, India, Italia, Países Bajos, Perú, Polonia, Portugal, Suiza o Venezuela forman parte de esta exposición. En La Oliva se han expuesto 70 paneles de los más de 300 de los que consta, haciendo especial hincapié en los acontecidos y reconocidos en España.

En total, son 19 los Milagros Universales españoles que se incluyen en esta exposición, ocurridos entre 1010 y 1907. Como el Santo Grial o cáliz que uso Jesús en la última cena y que se venera en Valencia o el milagro de O´Cebreiro, en el año 1300, que se manifestó durante una misa, cuando la hostia se convirtió en carne y el vino en sangre que se derramó fuera del cáliz, tiñendo el corporal. Las sagradas reliquias se conservan actualmente en la capilla del convento de O´Cebreiro.

- Publicidad -

La exposición ya ha visitado más de 500 parroquias en Italia y más de 10.000 templos en otros países, pasando por los cinco continentes, y ha sido traducida en varios idiomas. Ahora llega a Dos Hermanas, donde se puede visitar en la Parroquia de La Oliva hasta el día 16 de mayo. Se puede visitar de 10:00 a 13:00 y de 17:00 a 21:00 horas.

Como el material de la exposición es muy amplio, La Oliva ha cedido el resto de paneles a otros templos del entorno, como la Capilla de San José, a la Hermandad de la Santa Cruz o al Colegio Highlands.

Creador de la exposición

Carlos Acuti es el creador de esta exposición. Un joven que muere con tan sólo 15 años a causa de una leucemia fulminante. Desde que recibió la Primera Comunión a los 7 años nunca faltó a la cita diaria con la Santa Misa. Siempre intentaba, antes o después de la celebración eucarística, detenerse delante del Sagrario para adorar al Señor presente realmente en el Santísimo Sacramento. La Virgen era su gran confidente y nunca dejaba de venerarla recitando cada día el Santo Rosario.

Como buen catequista se desvivía por encontrar nuevas formas para ayudar a los demás a reforzar su fe. Por eso ha dejado en herencia sus exposiciones entre las que destaca esta de los Milagros Eucarísticos. Fue precisamente en 2002, visitando las exposiciones del Meeting de Rímini, cuando Carlo decidió montar una exposición sobre los Milagros Eucarísticos reconocidos por la Iglesia. Un trabajo laborioso en el que también involucró a sus familiares durante unos dos años y medio. Los efectos espirituales de la exposición eran imprevisibles la víspera de su inauguración.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí