- Publicidad -

BSR Vistazul no pudo dar la campanada este sábado en Murcia y se dio un baño de cruda realidad al perder por 79 a 47 ante el UCAM. Equipo demostró ser en la actualidad un rival muy superior y uno de los máximos favoritos a ascender a División de Honor la próxima temporada.

Los locales tenían la oportunidad de clasificarse de forma matemática a la Fase de Ascenso a falta de varias jornadas para la finalización de esta primera ronda de la Liga y salieron en tromba. La intensidad defensiva y gran acierto en ataque pilló totalmente desprevenidos a los nazarenos.

Su desconcentración absoluta hizo que en el primer cuarto solo existiera el equipo pimentonero en su cancha del Pabellón Príncipe de Asturias. Fueron los diez minutos más dolorosos de este partido y de todo lo que llevamos de curso.

- Publicidad -

Impotentes y sin recursos, los andaluces veían como martilleaban una y otra vez su canasta, mientras que fallaban continuamente en la contraria. Un solitario tiro de dos de Israel Sánchez, a la postre acabó con 16 puntos, fue el pírrico botín durante este tiempo (22-2).

Baño de cruda realidad

Con semejante baño de cruda realidad los visitantes nada o poco podían hacer ya, pero no bajaron los brazos tan pronto y se rehicieron de la mejor manera posible. Comenzaron a trenzar jugadas y a encestar lo que antes no entraba. El choque veía sus mejores instantes.

Con 40-19 se llegaba al descanso y todo decidido. A pesar de lo que pudiera parecer, con la salida de los menos habituales no decayó el ritmo de ambos conjuntos y se pudo ver un entretenido encuentro con jugadas de gran mérito para deleite de los aficionados que lo vieran por streaming.

El resultado final, que fue 79 a 47, dice mucho de los objetivos de uno y otro club. El UCAM Murcia quiere subir a la élite del Baloncesto en Silla de Ruedas en España, mientras que el único representante de este deporte en la provincia de Sevilla lucha por mantenerse en la categoría de plata.

La diferencia de presupuesto entre estas dos entidades es abismal. La falta de apoyo privado y una mayor implicación de las distintas administraciones condena sobremanera a los de Dos Hermanas, que se esfuerzan en mantener vivo un proyecto de un marcado carácter social. A lo largo de sus 21 años de existencia ha integrado en la sociedad a un gran número de personas con diversidad funcional.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí