- Publicidad -

TODO SE SOPORTA si la vida tiene sentido. Nada nos satisface si caemos en el vacío existencial. Víctor Frankl, neurólogo y psiquiatra judío que sufrió los campos de concentración nazi, así lo explica en sus muchos estudios.

Las lecturas del próximo domingo nos reúnen un texto del libro de Job y una de las muchas confesiones de Pablo de Tarso. Job acosado por terribles problemas y desgracias no encuentra el sentido de su vida, ha caído en un pozo oscuro; el autor lo narra desgarradoramente. Pablo, que ha sufrido por el evangelio todo tipo de persecuciones y dificultades: calumnias y difamaciones, hambre y sed, palizas hasta ser dejado por muerto, naufragios en los que se dio por acabado, cárceles y cautiverios es un hombre feliz. El personaje de Job se siente como jornalero en su propia vida. Pablo de Tarso se sabe elegido para la misión de evangelizar; se siente hijo, se siente amado.

Vivimos tiempos recios, en los que sólo una conciencia profunda de que somos llamados, por Dios mismo, a amar y a dejarnos amar puede llenar nuestra vida de sentido.

- Publicidad -

Nos ha llegado el tiempo de no poder hacer muchas de las cosas que querríamos, de vivir confinados y limitados hasta el cansancio. Sea lo que sea lo que nos toque hacer podemos vivirlo como hijos del Padre, acogidos entre sus manos, enviados a amar a todos los que Él ama. Ese es el Evangelio que vino a traernos Jesucristo. Y que proclamó con su palabra poderosa y esperanzadora en Galilea, con sus respuestas contundentes y sus denuncias ante los jefes del pueblo en Jerusalén, y con su entrega en la cruz, cuando ya no podía siquiera casi ni hablar, pero podía seguir amando sin límites.
Amar en todo; y cuando toque la nada, dejarnos amar.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí