- Publicidad -

Los centros concertados religiosos de Dos Hermanas han protagonizado este miércoles una concentración para mostrar su rechazo a la reforma de la Ley Orgánica de Educación (LOMLOE), más conocida como Ley Celaá. Así lo han hecho en la puerta de los colegioso Sagrada Familia, La Compasión y San Hermenegildo.

Durante la concentración de varios minutos, de espalda a la calle, y portando lazos de color naranja, se ha dado lectura en los centros concertados religiosos del manifiesto elaborado por la Plataforma Más Plurales. Un movimiento integrado por entidades y colectivos ciudadanos de docentes, familias, alumnado y titulares de centro. Lo que se pide, a groso modo, es «la protección y continuidad de la pluralidad de nuestro sistema educativo actual«.

Esta plataforma defiende, según el comunicado, «la pacífica y armónica convivencia de las tres redes: pública, privada y concertada«, no aceptando, prosigue, «que la LOMLOE permita a las autoridades educativas imponer la distribución del alumnado basada en una planificación arbitraria de la administración por encima de las necesidades reales de escolarización, manifestadas por las familias». Además, se considera que el Estado tiene la obligación de «financiar adecuadamente los centros educativos públicos y concertados para garantizar la gratuidad real de ambos».

- Publicidad -

«Control político de la educación»

El manifiesto también incide en que «el control político de la educación» supone una «agresión a la libertad de conciencia a favor de la imposición de una ideología laicista, impropia de un Estado no confesional». Por lo que, se asegura, la asignatura de Religión es «una opción mayoritaria de las familias españolas que la eligen libre y voluntariamente cada año»

Más plurales considera que esta reforma de la ley conduce a los centros de educación especial a su desaparición, por lo que se pide al Gobierno de la Nación una dotación suficiente de recursos para atender al alumnado con diversidad funcional en los centros ordinarios y en los colegios de educación especial. Considerando, además, que la Ley Celaá «abandona a los profesionales de la concertada y la educación especial, al no introducir mejoras que permitan equiparar y mejorar sus condiciones.

Por lo que, concluye, «la pluralidad educativa, la libertad de elección de centro y la formación en los valores éticos, filosóficos o religiosos contribuyen a un mejor rendimiento y desarrollo integral de las personas».

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí