Palmarés con toque español del XVII Sevilla European Film Festival

0
2
palmarés
- Publicidad -

En un año tan difícil como este, el Sevilla European Film Festival tomó la arriesgada decisión de celebrar el certamen de modo presencial en salas (Huelva, en estos días, y Gijón, a partir del viernes, lo van a hacer de modo online) y ya tiene palmarés de su XVII edición.

Por ello, hay que felicitar a todo el equipo, que ha conseguido sacarlo adelante, con todas las medidas de seguridad (toma de temperatura a la entrada de cada proyección, separación de tres asientos entre cada espectador, ventilación de las salas entre sesiones, dispensadores de gel hidroalcohólic…). Y que a mitad de festival, con la incorporación de nuevos horarios por parte de la Comunidad de Andalucía, tuvo además que rehacer toda la parrilla para incorporar todas las proyecciones previstas en las horas hábiles. Por ello, enhorabuena (y GRACIAS) a todo el equipo del SEFF por su trabajo ingente y su entrega. Y esperemos que el próximo año, en el que el festival celebrará su mayoría de edad, podamos volver a celebrarlo en las condiciones a las que estamos acostumbrados.

Así, tras ocho días, en los que pudimos ver, a pesar de todo muy buen cine (algo habitual en el SEFF), el sábado se puso fin al festival con un palmarés con toque español y en el que (en el fondo) no hubo demasiadas sorpresas.

- Publicidad -

Premios gordos a las cintas más largas

Los premios gordos del palmarés fueron a manos de las cintas más largas, ambas con una duración (que a veces se hacía dura) de 200 minutos. Así, el Giraldillo de Oro fue para la rumana Malmkrog, de Cristi Puiu, una historia filosófica y política que refleja la sociedad actual, a pesar de transcurrir en la Rusia del siglo XIX. La película también se llevó el premio al mejor guion. Por su lado, la española El año del descubrimiento, de Luis López Carrasco, documental sobre las revueltas sociales por la reconversión industrial en Murcia en el año de los Juegos Olímpicos de Barcelona y la Expo de Sevilla.

La cinta alemana Ondina, una historia de amor y venganza con toques (leves) mágicos, que ya venía de ser premiada en Berlín, se llevó los premios a la mejor dirección y al mejor montaje. La italiana Notturno, por su lado, se llevó el premio a la mejor fotografía (quizá lo único verdaderamente destacable de este documental), por su retrato de un Oriente Medio que siempre está en conflicto.

En el apartado interpretativo, Petra Martínez fue coronada como la mejor actriz por su papel en La vida era eso, una historia de dos mujeres emigrantes españolas de distintas generaciones que se encuentran en un hospital de Bélgica; y el joven Alsény Bathily lo hizo como mejor actor por Gagarine, una película social con un edificio de viviendas a punto de ser derribado que deriva en el fantástico espacial.

Películas sin premios en el palmarés

Entre el resto de la sección oficial, películas que se quedaron sin premio, pudimos ver cintas tan interesantes como Ammonite (uno de los platos fuertes de la temporada, y que ya suena para los Oscar del año que viene), Queridos camaradas y DAU. Natasha (ambas sobre la represión que sufría la sociedad soviética en época de la URSS, con el poder del Estado que lo tapaba todo), Fanny Lye deliver’d (magnífica historia de marcado mensaje feminista que merecía premio), Sweat (sobre una influencer adorada por sus seguidoras, pero que siente el terrible peso de la soledad), Karen (muy interesante retrato doméstico de la autora de Memorias de África), Quo vadis, Aida? (durísimo retrato de un momento tan duro de la historia reciente como fue la guerra de los Balcanes) o Borrar el historial (divertidísima historia de tres perdedores que, ante sus problemas con las tecnologías y las redes sociales, le plantan cara a las grandes empresas del sector). Otras, que sólo funcionaban a ratos, son FebruaryNunca volverá a nevar y Siberia.

En el resto de secciones, un puñado de buenas películas como Apples, la candidata griega a los Oscar, cinta que deja un poso triste en su reflejo de una sociedad que está perdiendo la memoria víctima de una pandemia, y que ganó en la sección Las Nuevas Olas. O la cinta Conference (que recibió el Premio Especial), con el recuerdo de un terrible atentado (real) que sus víctimas recuerdan para no que nadie lo olvide.

La ganadora de la sección más revolucionaria del festival (Revoluciones Permanentes) fue Time of moulting, con una mención especial para Los inocentes. El Premio del Público (Selección EFA) fue para El profesor de persa, y en Historias Extraordinarias, 200 metros. En la sección Panorama Andaluz, el premiado a mejor largometraje fue la interesante Ojalá mañana.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí