- Publicidad -

Con su amor a la Virgen se presentó Manuel Sánchez de Heredia para pronunciar su pregón de Valme 2020. Advirtiendo al público presente que no esperasen de él “un pregón que pasase a la historia”. Pero, queriendo o no, lo consiguió, ya que era la primera vez que un párroco de Santa María Magdalena pregonaba la Romería de Valme, aunque en este 2020 del Coronavirus sea en el corazón. Además de por el contenido de su disertación, en la que en todo momento la Virgen estuvo en el centro, como en su vida, inculcado por la devoción mariana de su madre, y la atención a las personas más necesitadas, algo heredado de su padre, el maestro.

Y por esta amor a la Virgen, “¿cómo no voy a hablar de la Madre en una época en la que parece que no se lleva la maternidad?” se preguntaba el pregonero, quien confesó que no tenía muy claro lo de ser pregonero, “los curas no pregonamos, predicamos, pero ¿cómo le voy a decir que no a mi Madre?”. Además de añadir que “todos los que formamos parte de la Iglesia tenemos que ser pregoneros para contar la maravillosa experiencia de la fe”.

Así arrancaba un pregón que tuvo un prólogo musical, el que puso el joven nazareno Juanlu de Castro, interpretando al órgano su composición propia, Valme, la que inspiró al párroco para comenzar a escribir este pregón”. Un texto que, como no podía ser de otra forma, comenzó por el origen, por el encuentro de Manuel Sánchez de Heredia con la Virgen de Valme, cuando en agosto de 2014 llegó a la Parroquia de Santa María Magdalena, como su nuevo destino sacerdotal. A ella se encomendó con el tradicional “Váleme Señora”, pidiéndole que le ayudase a “sentir tu ternura y exaltar tu grandeza”.

- Publicidad -

Un párroco involucrado con Valme

Desde el primer momento, el párroco se involucró con esta tradición, que le ha calado fuertemente, convirtiéndose en uno de sus mayores embajadores. Ya que, explicaba en el pregón, “no podía salir de mi asombro al ver que el Tercer Domingo de Octubre la gran ciudad mostraba su esencia de pueblo y sentí una gran alegría, ya que Dos Hermanas no estaba perdida, una gran ciudad pero no perdida en el anonimato del individualismo”.

Ya que, prosiguió, “hay que conservar la esencia de pueblo y el sentimiento profundo de vecindad para que una ciudad no se deshumanice. Y en esta labor la Romería de Valme y las hermandades juegan un papel importante de cohesión social y conservación de los rasgos identitario”. Porque, parafraseando al Papa Francisco, “el pueblo que no conserva su memoria, no podrá construir su futuro”.

Especial Recuerdo el que el pregonero tuvo para las Hermanas Carmelitas Descalzas, que celebran con júbilo esta romería en el Convento de San José, o del joven Jesús Ríos Sutil, fallecido hace un año, “quien, por su amor a la Virgen, era un gran enamorado de Valme y pronto se fue en su búsqueda”.

Uno de los aspectos que más llamó su atención de esta fiesta fue la labor de los exornistas de la romería, “a los que mueve una expresión de fe para hacer sus carretas y galeras”. Por lo que pidió que “se cuide esta tradición y se cultive entre los jóvenes”. Así como ese sábado de Besamano, confesando que le parece más interesante que se bese el relicario con trazos de su talla, ya que “al hacerlo, besas el corazón de la Virgen, sus entrañas” y eso es más que una mano.

Por unos besos más sinceros

Y en este 2020 sin besos, por la pandemia, Manuel Sánchez de Heredia trasladó a los devotos una reflexión para que, aunque pocos, “los besos sean sincero, ya que no se puede besar a la Virgen y luego escupir al hermano”. Ya que, “cuántos mayores hay en una residencia con la promesa incumplida de una visita o cuantos menores extranjeros no acompañados hay olvidados”. Puesto que el mayor tesoro de Valme se encuentra “en los niños, en los mayores y las personas enfermas”.

Puntos fuertes de la labor pastoral de Manuel, al que lo que más le emociona de las vísperas de la romería es “ver a tantos niños y niñas desfilando por la iglesia con su ofrenda de alimentos, con su compromiso y solidaridad”, en ese amor a la Virgen. Aunque la mayor romería que vive la ciudad de Dos Hermanas tiene lugar en el Sagrario, en su capilla, donde la Virgen de Valme lleva 150 años y “cuántos se han beneficiado de tenerla tan cerquita”.

Una Capilla del Sagrario que ha sido protagonista en tiempos del confinamiento por el Covid-19, desde donde ofrecía a diario las misas de la parroquia, retransmitidas por redes sociales. Desde allí, explicó el cura en su pregón “abrimos una ventana a la esperanza, con las oraciones recogidas por las manos de la Madre para presentarla a su Hijo”.

Aprovechando para pedir una verdadera conciliación de la vida personal y laboral para avanzar en el Estado del Bienestar y poder “estar más cerca de los abuelos castigados por la soledad”. Además de pedir que se siga “cuidando y atendiendo a las familias, como se viene haciendo desde el COF Diocesano, ya que la familia nunca puede estar en crisis”.

Una constante romería

Por eso, el pregonero aseguró encontrarse en “constante romería sin salir de tu capilla”. Y es que la romería de Manuel Sánchez de Heredia ha sido y será pedir por los enfermos, por el personal sanitario, por los que gobiernan, por los catequistas, el personal voluntario de Cáritas, los maestros, los esposos, las familias o los difuntos”. Asegurando que “celebro una romería en mi corazón sólo poniéndome a tus plantas en el Sagrario”.

Por ello, en este 2020 tan especial, el párroco le pidió al público que “no me digas que este año no tenemos romería, ya que esta se vive en casa, en la calle o en el hospital”. Y hay que vivirla “mostrando ese amor a la Virgen, ya que Valme nunca acaba si la tenemos en nuestro corazón”.

Presentación
Manuel Bando Reina fue la persona encargada de presentar al pregonero, “un hombre de Dios nacido un 14 de febrero de hace 53 años para repartir amor por el mundo”. Una persona “cariñosa y extrovertida”, que estudió Medicina y estuvo cinco años trabajando como médico de familia. Pero se dio cuenta “que sería médico de cuerpos y alma, entrando en el seminario”. De su labor en estos meses complicados de pandemia, el presentador destacó del párroco que “ha hecho el pregón más bello que se le ha dedicado a la Virgen, poniéndola en el Sagrario, en el altar mayor de la parroquia y en las redes sociales. Valme para el mundo”.

- Publicidad -

RESPONDER

¡Escribe tu comentario!
Introduce tu nombre aquí