Una Luz grande

0
8
- Publicidad -

(Mateo 4,12-23) EL PRIMER LIBRO de la Biblia, el libro del Génesis, comienza con el hermoso relato de la creación, en el que por la Palabra de Dios todo se hace; y lo primero que hizo Dios fue la luz: “Y dijo Dios: “hágase la luz”, y la luz se hizo. Y vio Dios que la luz era buena”. También al comienzo del evangelio, cuando Jesús anuncia la Buena Nueva, es la luz el signo escogido para describir qué ocurrió: «El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló.» Una nueva creación acontecía, esta vez en espíritu y en libertad. Un sencillo aldeano de Nazaret, dejó un día su trabajo, y con su palabra despuntó el día.

No deja de sorprender la fuerza de su palabra. Su denuncia de la dureza de corazón, de la idolatría del dinero, de la hipocresía de los que se creen justos, sigue resonando e interpelando hoy. Sus parábolas en las que describe a Dios como Padre de Misericordia y a nuestras vidas en el reto cotidiano de la libertad, siguen inspirándonos, en espíritu y verdad, para recrear nuestra vida. Jesucristo es palabra que crea, que recrea, que reconstruye y sana, que libera y reconcilia.

Pero lo más sorprendente de Jesucristo es que, siendo él un hombre excepcional –Hijo de Dios lo confesamos-, vincula su misión a unos cuantos pescadores, agricultores y comerciantes de la Galilea de los descreídos. Y que siga vinculando su misión a nosotros, con tantas deficiencias y limitaciones como tenemos. Su palabra poderosa sigue diciendo: “Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres”. Somos nosotros ahora los que tenemos la misión de escuchar su palabra y proclamarla con nuestra vida.

Ante la cultura de la superficialidad y el egoísmo, ante las injusticias cotidianas que sufren los más débiles, ante el dolor y la angustia de los que viven sin esperanza…¿qué podemos decir?, ¿qué escuchamos de sus labios?, ¿quién deja sus redes y lo sigue?

- Publicidad -

RESPONDER

¡Escribe tu comentario!
Introduce tu nombre aquí