No a la violencia contra las mujeres

0
0

Estamos en el siglo XXI, y la violencia contra las mujeres se sigue manifestando en cualquier lugar del mundo, global y localmente. Mujeres y niñas en cualquier escenario geográfico, cultural o económico, están en riesgo de ser objeto de la violencia por su pertenencia al sexo femenino, una de cada tres la sufrirá a lo largo de su vida. Humillaciones, golpes, abusos sexuales, prostitución, mutilaciones sexuales, matrimonios infantiles, acosos, violaciones, maltratos y asesinatos son diferentes manifestaciones de esta violencia.

No se debe interpretar la violencia que sufren las mujeres, como un conflicto privado de las relaciones de pareja, sino como un grave problema público que constituye un atentado contra los derechos humanos y contra los valores de la democracia.

Ningún caso de violencia machista es un caso aislado, puesto que se originan y materializan en un contexto social e ideológico de discriminación y subordinación de las mujeres. Es una cuestión estructural en tanto que se asienta en la propia sociedad mediante las relaciones sociales desiguales y sexistas.

Es preciso afrontar esta atrocidad desde el esfuerzo colectivo. Como sociedad del primer mundo y democrática que somos, debemos detectarla, visibilizarla, ofrecer protección y recuperación a las víctimas, penalizar legal y socialmente a los culpables mostrando nuestro rechazo rotundo y directo.

Generación tras generación continuamos con la necesidad de luchar contra este terrorismo de género. Nuestras antecesoras tuvieron puesta la visión en un nuevo milenio libre de violencia machista. Nombro antecesoras y digo bien, pues en tiempos fue una lucha exclusivamente de mujeres. Son casi dos décadas del nuevo milenio y la amenaza contra la integridad de las mujeres se mantiene en todo el mundo.

A pesar de ser esta, una causa emprendida mucho tiempo atrás, aún no se ha conseguido erradicar ni disminuir globalmente esta brutal amenaza. A pesar que ha dejado de ser batalla de mujeres solamente, a pesar que cada vez son más públicos y notorios los mensajes de repulsa contra los maltratadores y asesinos, un gran número de mujeres y niñas malviven y mueren aterrorizadas.

Sucede en cualquier lugar del planeta, insisto, en cualquier lugar del planeta, que millones de mujeres y niñas de diferentes edades y esferas sociales, sufren las consecuencias de este atentado machista. Son centenares de mujeres y niñas asesinadas en todo el mundo, muertes sistemáticas que tienen su anclaje en el hecho de haber nacido.

A nivel mundial la violencia de género es la primera causa de muerte o invalidez para las mujeres entre 15 y 45 años. Ni siquiera el cáncer, la malaria o los accidentes de tráfico han superado a la nociva voluntad machista.

No olvidemos que detrás de todos estos datos, se ocultan historias e historias de silencioso sufrimiento, desvalimiento e injusticia; y que España está incluida en esta práctica perversa.
Es hora de luchar para que la justicia actúe de forma eficaz, tras el asesinato de una mujer está el fracaso de toda la sociedad.

Por todo ello, una vez más, instamos a los poderes de todas las naciones, a aportar soluciones para acabar con esta situación de la mitad de la población mundial que somos las mujeres.
¡¡Queremos no sentir miedo, para ser libres!!

- Publicidad -

RESPONDER

¡Escribe tu comentario!
Introduce tu nombre aquí