La obesidad infantil es responsabilidad de todos

0
2
- Publicidad -

Obesidad infantilESPACIO DE SALUD es un consultorio médico desde el que los prestigiosos profesionales del Hospital San Agustín responderán a preguntas sobre salud de interés general.

¿Qué se entiende por sobrepeso y obesidad? Se define como una acumulación anormal o excesiva de grasa que supone un riesgo para la salud. La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI.
Los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades como la diabetes, los trastornos cardiovasculares, enfermedades del aparato locomotor e incluso algunos tipos de cánceres. Por consiguiente hay que dar una gran prioridad a la prevención de la obesidad infantil.

¿Cuáles son sus causas?
La causa fundamental del sobrepeso y la obesidad, tanto en adultos como en niños es el desequilibrio entre la ingesta calórica y el gasto calórico. Por un lado sufrimos un cambio dietético mundial hacia un aumento de la ingesta de alimentos hipercalóricos con abundantes grasas y azúcares, pero con escasas vitaminas, minerales, fibra y otros micronutrientes saludables.
Y por otro la tendencia a la disminución de la actividad física debido al aumento de la naturaleza sedentaria de muchas actividades recreativas, el cambio de los modos de transporte y la creciente urbanización. 
Hacer responsable al niño no tiene sentido, es un problema de nuestra sociedad y estilo de vida. Sus causas son muchas: económicas, las grandes empresas de alimentos poco saludables copan la mayor parte del mercado; políticas en materia de agricultura o incluso la planificación urbana pueden llevar a nuestros menores a sufrir sobrepeso. Los niños no pueden elegir el entorno en el que viven, ni los alimentos que consumen y tienen una capacidad limitada para comprender las consecuencias a largo plazo de su comportamiento.

- Publicidad -

¿Cómo prevenirlo? Puesto que es responsabilidad de todos, toda la sociedad tendría que esforzarse en ofrecer a los jóvenes estilos de vida más saludable. Los gobiernos, los asociados internacionales, la sociedad civil, las organizaciones no gubernamentales y el sector privado tienen un papel fundamental por tanto en la asequibilidad y accesibilidad de opciones dietéticas más saludables.
Pero, en último extremo, es responsabilidad de médicos, padres y profesores conseguir que se conciencien y adquieran una serie de conductas y normas alimentarias, para llevar una vida sana en familia y en amigos. Buscando siempre alternativas igual de sabrosas pero mucho más saludables.
Entre ellas aumentar el consumo de frutas y hortalizas, legumbres, cereales integrales y frutos secos. Reducir la ingesta total de azúcares y grasas y sustituir las saturadas por las insaturadas..
Animar a realizar actividad física de forma divertida y original: que salgan al parque a jugar con la pelota, los patines…, no usar el ascensor, ir andando, siempre que sea posible, planificar salidas en familia a rutas por el campo… Y alentarlos a que elijan algún deporte que les guste y que les mantenga activos.

{xtypo_rounded3}Medidias preventivas
1 Servir raciones adecuadas a la edad del niño.
2 Tener en el hogar una variedad de hortalizas, frutas y cereales integrales
3 Escoger leche y productos lácteos bajos en grasa o desnatados. 
4 Limitar el consumo de carnes rojas o de derivados cárnicos.
5Promover el consumo de legumbres y frutos secos.
6 Retirar de la vista del niño las tentaciones ricas en calorías.
7 Fomentar la actividad física.
8 La bebida para calmar la sed debe de ser el agua.
9 Restringir el tiempo dedicado a la tele o a jugar a los videojuegos a menos de dos horas diarias.{/xtypo_rounded3}

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí