1956. El taller de Quintano, de celebración por boda

0
13
- Publicidad -

1956. El taller de Quintano, de celebración por bodaEl taller de Quintano ha silenciado por un día los golpes del torno y los motores y ha servido de lugar de celebración de la boda de uno de los amigos del gremio: Antonio García Centollo. De pie, en la fila de arriba, aparecen Juan Domínguez, Tomás, Juan Quintano (dueño y jefe del taller) , Luis Varela, José Díaz Quintano, José Arquellada, Antonio Pérez, José (fontanero del Ayuntamiento) y Rivas, vecino de La Exportadora. Abajo: José Díaz, Diego Fernández, Manuel Quintano, Manolín Domínguez Ortega y Juan Castillo.

Todos son mecánicos, herreros y torneros de Dos Hermanas. Nos facilita la simpática fotografía Manolín Domínguez, ‘El rubio’, aprendiz de hojalatero. Al traer la foto a nuestra redacción, hemos aprovechado para preguntarle por su profesión. Nos cuenta este chaval de 13 años que aprende el oficio con Julián ‘El Latero’, hermano de quien hoy se casa. El principal negocio de su hojalatería es fabricar medidas, sacadores, regaderas y pesalejías (estos últimos miden la temperatura de la salmuera) para los almacenes de aceitunas, que demandan estos útiles con frecuencia. También, para el público en general, arreglan ollas y fabrican lámparas, candiles y carburos.

Últimamente está muy de moda hacer jarrillos (con asa y todo) a partir de las latas de leche condensada, trabajo por el que cobran una peseta. Manolín quiere convertirse en un gran fontanero y especializarse en tubero. Por las ganas con que aprende y se expresa no nos cabe duda de que acabará siendo un gran profesional.

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí