¿Por qué nos resfriamos a pesar de vacunarnos contra la gripe?

0
10
- Publicidad -

Espacio Es tu salud de la doctora Ana LópezESPACIO DE SALUD es una nueva sección del Periódico La Semana con el patrocinio de Hospital San Agustín. Un consultorio médico desde el que los prestigiosos profesionales del Hospital responderán a preguntas sobre salud de interés general.

La gripe es una infección ocasionada por un virus que se transmite fácilmente de una persona a otra, causando epidemias estacionales. En las zonas templadas como la nuestra, su máxima incidencia se produce durante el invierno. Por otro lado, existen otros virus que producen cuadros clínicos similares al de la gripe, aunque suelen ser más leves. El hecho de vacunarse contra la gripe no evita estas otras infecciones.

¿Para qué sirve vacunarse?
La gripe es un problema importante de salud pública que puede ser causa de enfermedad grave y muerte en poblaciones de alto riesgo. Por eso se deben vacunar los enfermos crónicos, los ancianos, los niños, las embarazadas y el personal sanitario.

- Publicidad -

{xtypo_rounded3}25casos cada 100.000 hab.
En nuestra zona
la gripe tiene una incidencia baja.{/xtypo_rounded3}

¿Es aconsejable tomar antibióticos para curar la gripe?
Al tratarse de un virus, los antibióticos no tienen ningún efecto sobre la curación de la gripe. Es más, el uso indiscriminado de éstos produce aparición de resistencias en determinadas bacterias, disminuyendo su eficacia.

¿Qué medicamentos debemos tomar para la gripe?
La mayoría de estas infecciones víricas (resfriados y gripe) se resuelven espontáneamente. Sólo debemos realizar un tratamiento sintomático a base de reposo, antitérmicos, una adecuada hidratación y una dieta equilibrada.

También es aconsejable evitar el consumo de alcohol y tabaco.

{xtypo_rounded4}Prevenir la gripe
Las medidas de prevención tienen, en este caso, una eficacia limitada, aunque no por ello deberían dejar de adoptarse.
Extrema la higiene: lava escrupulosa y frecuentemente tus manos, con agua y jabón y durante bastante tiempo. Sobre todo después de toser, estornudar o atender a una persona enferma.
Cúbrete nariz y boca al toser o estornudar con un pañuelo desechable y tíralo a la basura inmediatamente después de usarlo. Si no dispones de pañuelo, hazlo con la mano o con la cara interna del codo y lávate después.
Evita tocarte los ojos, la nariz o la boca.
No compartas alimentos, vasos o cubiertos.
Ventila bien las habitaciones.{/xtypo_rounded4}

CONSULTA a la Doctora Ana López. Escribe a espaciodesalud@periodicolasemana.es

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí