El regreso de Spielberg

0
2
- Publicidad -

Película El puente de los espíasEL PUENTE DE LOS ESPÍAS

Steven Spielberg, aquel que (casi) siempre es sinónimo de buen cine, uno de los directores más clásicos en su estilo de los que actualmente siguen en pie de guerra, regresa a la dirección. Y eso siempre es una buena noticia. Lo hace, además, acompañado del que es su actor fetiche, un Tom Hanks con el que es la cuarta vez que colabora.

{xtypo_rounded4}Estados Unidos-India-Alemania, 2015 (141′)
Título original: Bridge of spies.
Director: Steven Spielberg.
Producción: Kristie Macosko Krieger, Marc Platt, Steven Spielberg.
Guión: Matt Charman, Joel Coen, Ethan Coen.
Fotografía: Janusz Kaminski.
Música: Thomas Newman.
Montaje: Michael Kahn.
Intérpretes: Tom Hanks (James B. Donovan), Mark Rylance (Rudolf Abel), Amy Ryan (Mary Donovan), Alan Alda (Thomas Waters Jr.), Scott Shepherd (Hoffman), Sebastian Koch (Wolfgang Vogel), Billy Magnuseen (Doug Forrester), Eve Hewson (Carol Donovan), Peter McRobbie (Allen Dulles), Austin Stowell (Francis Gary Powerl), Domenick Lombardozzi (Agente Blasco), Michael Gaston (Agente Williams).{/xtypo_rounded4}

- Publicidad -

El puente de los espías (película que cuenta con muy pocos espías, por cierto) tiene un arranque casi perfecto. Para esto se inventó el cine, para contar historias con imágenes, sin necesidad de que un texto o un narrador nos diga lo que está pasando. Y esta secuencia en la que apenas se habla, fantástica sin duda alguna, se presenta a ese personaje magnífico al que da vida con gran maestría Mark Rylance (que empieza a sonar como Oscar al actor de reparto).

En plena guerra fría, Rudolf Abel (Rylance) es detenido acusado de espiar para los rusos. Para mantener las apariencias, le pide al abogado James Donovan (Hank) que ejerza su defensa. A pesar de su convicción y su lucha por los derechos de cualquier inculpado, el resultado del juicio está decidido de antemano. Pero su buen trabajo, hace que la CIA le encargue a Donovan un trabajo delicado, negociar en Berlín (durante la construcción de su muro) la liberación de un piloto americano capturado por la Unión Soviética.

Hasta ahora, Spielberg había hecho dos tipos de películas (en lo que al tono se refiere). Hay en su filmografía cintas que tienen tono de comedia (aunque no lo sean del todo), y cintas serias en las que no había espacio para el humor. Ahora, por primera vez, se rompe esa especie de enfrentamiento. En ello tienen mucho que ver los hermanos Coen, cuya mano se deja ver claramente en el guión que han coescrito, con la inserción de grandes dosis de humor a lo largo de todo el metraje.

Película magnífica, excelentemente dirigida, en la que Spielberg demuestra su enorme talento, su capacidad de crear tensión y de hacer que mantengamos la atención con cualquier historia, por simple que parezca. Hanks y Rylance tienen momentos brillantes en sus escenas juntos en pantalla (el diálogo final en el puente del título) es magnífico. Y no podemos dejar de mencionar el enorme trabajo de Janusz Kaminski (habitual colaborador de Spielberg) en la fotografía del filme, creando dos atmósferas distintas, la luminosa América y la gris y fría Alemania tras el telón de acero. Otra cinta imperdible del rey Midas del cine.

 

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí