Viva el mal, viva el capital

0
4
- Publicidad -

Película Focus

FOCUS

Will Smith y Margot Robbie se limitan a ser guapos sin química en una comedia romántica con toques de thriller que supone un tropezón importante en la carrera de John Requa y Glenn Ficarra, pareja creativa ahora seducida por el poder del Hollywood vacío.

{xtypo_code}USA, 2015. (105′)
Dirección y guión: Glenn Ficarra y John Requa.
Producción: Denise Di Novi.
Fotografía: Xavier Grobet.
Música: Nick Urata.
Montaje:  Jan Kovac.
Intérpretes:  Will Smith (Nicky), Margot Robbie (Jess), Adrian Martinez (Farhad), Gerald McRaney (Owens), Rodrigo Santoro (Garriga), BD Wong (Liyuan), Brennan Brown (Horst), Robert Taylor (McEwen), Dotan Bonen (Gordon), Griff Furst (Gareth), Stephanie Honoré (Janice). {/xtypo_code}

Nicky (Will Smith) es el mejor en su trabajo. Pero su trabajo es estafar, robar, mentir, engañar. Así que, en realidad, es el peor. Pues es nuestro protagonista, así que ya puede ser un tipo fascinante… Tras presentar una filmografía de lo más interesante con Phillip Morris, ¡te quiero! y Crazy, stupid, love, la pareja creativa formada por Glenn Ficarra y John Requa se sube al plan de pensiones de Will Smith & Co. para dirigir y firmar Focus, película-catálogo que amontona montones de fruslerías molonas en un ejemplo de cine vacío de ese que Hollywood gusta de arrojar a una cartelera inadvertida. Pues en USA no coló; veremos por aquí.

“Conseguir que la gente confíe en ti es un arte”. Si quien debe centrar nuestra atención se sitúa al otro lado de la ley, el dibujo de su personaje ha de ser atractivo, máxime tratándose, en el fondo, de una comedia bobalicona. Pero no lo es, del mismo modo que no lo es una historia que gusta de anticiparse a sí misma y reventar su (aguada) acumulación de tensiones a base de desarrollos y soluciones más inverosímiles que arquetípicas. Poco interés para el hombre corriente, poco interés para el que vive en la élite, objetivo de estos pillastres metrosexuales huecos por dentro y por fuera. Este crimen no es cool.

La película es un monumento a mayor gloria de Will Smith, como queda claro desde el principio, y el hombre actúa, pues, bueno, pues siendo muy guapo y muy alto y fornido y tirando de carantoñas. Vale. Margot Robbie también es un bombón para la cámara, obvio, pero hace un trabajo bastante, bastante flojo. No tienen una química especial -carisma no tienen ninguno- más allá de la que les aporta el trabajo técnico del equipo -gran fotografía de Xavier Grobet-, esforzado para que todo parezca chachi, justificable, digno de rascarse el bolsillo. Eso queda al amparo de cada cual, y ojalá la disfruten muchos. Pero Focus es tan mala que hasta nos hace temer ver a estos dos pimpollos coqueteando en Suicide Squad.

 

- Publicidad -

RESPONDER

¡Escribe tu comentario!
Introduce tu nombre aquí