Cine, tiempo, vida

0
2
- Publicidad -

Película Boyhood( Momento de una vida)

BOYHOOD (MOMENTOS DE UNA VIDA)

Estamos posiblemente ante la que es la película del año. Richard Linklater ha realizado su obra magna, la que será la obra por la que será recordado dentro de unas décadas. Y eso que también es el responsable de la trilogía Antes de… que, por cierto, tiene bastante más en común con esta Boyhood de lo que podría parecer en un principio. Y es que, de hecho, aquí da un paso más allá del ya dado a lo largo de los casi veinte años que tardó en rodar las tres cintas mencionadas.

- Publicidad -

{xtypo_code}Estados Unidos, 2014 (165′)
Escrita y dirigida: Richard Linklater.
Producción: Richard Linklater, Cathleen Sutherland.
Fotografía: Lee Daniel, Shane Kelly.
Música: Varios.
Montaje: Sandra Adair.
Intérpretes: Ellar Coltrane, Patricia Arquette, Ethan Hawke, Lorelei Linklater, Jordan Howard, Tamara Jolaine, Zoe Graham, Tyler Strother, Evie Thompson, Tess Allen, Megan Devine, Fernando Lara, Elijah Smith, Steven Chester Prince, Bonnie Cross, Libby Villari, Marco Perella, Jamie Howard, Andrew Villarreal, Shane Graham, Ryan Power, Sharee Fowler. {/xtypo_code}

Es posible que la trama no sea la más original (en el fondo, lo que tenemos aquí es el paso por la adolescencia de un niño de cinco años hasta los dieciocho), pero lo que da todo su poder a la obra de Linklater es su concepto, la idea. Y es que el director de Houston rodó con los mismos intérpretes (una familia ficticia compuesta por una madre divorciada, Patricia Arquette, y sus hijos (Ellan Coltrane y Lorelei Linklater, hija del director en la vida real), y el padre de ambos, un tarambana, Ethan Hawke) a lo largo de doce años, desde 2002 hasta octubre del 2014. Cada año rodaban solo durante unos tres días un fragmento más de la historia.

Boyhood no busca los grandes momentos (el primer beso, el primer amor…) de la vida del niño protagonista. Al contrario, es la suma de momentos elegidos (casi) al azar. Lo que se pretende es ver el paso del tiempo, como se nos escapa de las manos. Es una suma de instantes, lo que en realidad es la vida. Es eso lo que la hace grande. A pesar de que esté desprovista de grandilocuencia,  el resultado final es fastuoso.

Linklater mezcla ficción y realidad en esta maravillosa historia. Introduciendo, por ejemplo, lo que les estaba ocurriendo a los protagonistas en la vida real con el paso de los años (por ejemplo, el interés por la fotografía del chico protagonista).

El director ha creado un acto de fe, formalmente sencillo (ni siquiera en los cambios temporales hay señal evidente de la elipsis), que pasará a la historia.

Mención aparte merece la magnifica, soberbia, colección de canciones que componen la banda sonora, y que también ayudan a ubicar la acción en el tiempo.

 

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí