1870. Se expone en las Cortes el caso del alcalde de Dos Hermanas que estuvo cuatro meses preso

0
4
- Publicidad -

José Soltero fue detenido en la sublevación de Setenil y ha pasado ya por cuatro cárceles

El diputado Juan Manuel Cabello de la Vega expuso ayer en la sesión de las Cortes Constituyentes el sonrojante caso de José Soltero, el alcalde de Dos Hermanas que, entre los meses de octubre de 1869 y enero de 1870, permaneció preso sin justificación.

José Soltero Vázquez era alcalde de la villa en mayo de 1869, cuando se produjo la insurrección republicana. Aunque ésta no triunfó en Sevilla, la sublevación antimonárquica sí que tuvo éxito en la serranía de Cádiz. Junto a un grupo de nazarenos, Soltero no dudó en marchar a Setenil para participar activamente en la insurrección que, al poco, fue aplastada. El alcalde de Dos Hermanas fue detenido y conducido a Sevilla, donde permaneció preso tres meses sin que nadie se presentara a tomarle declaración.

- Publicidad -

El diputado Cabello explicaba así en Madrid el increíble periplo que, desde ese momento, llevó al alcalde nazareno por las cárceles de Olvera, Osuna y Utrera: “El gobernador civil lo mandó al juez de primera instancia de Olvera, y después de estar 17 días en la cárcel de Olvera, el juez se presenta y le dice: «No sé á qué le han traído á Vd. aquí, porque aquí no tiene Vd. causa; recibo un oficio del señor gobernador diciendo que se ponga á Vd. á disposición del juez de primera instancia de Osuna». Marcha conducido por la Guardia Civil, amarrado y con esposas, como han ido todos los republicanos; llega a Osuna, y á los cuatro días,  el juez  le dice: «Bien, ¿y qué?¿Qué tengo yo que ver con Vd.? Aquí no hay nada; no hay cargo ninguno, ni causa contra Vd.; le mandaremos á Utrera, que allá es posible que la haya». Y don José Soltero es conducido á Utrera; y después de estar allí cuatro o cinco días, le dice el juez lo mismo que le dijo el de Osuna y el de Olvera: «Aquí no aparece nada contra Vd.» Por manera que todos los jueces han sido Pilatos para este honrado ciudadano: todos han querido lavarse las manos”. Finalmente  volvieron a enviarlo a Utrera, donde el juez le dijo: «Márchese Vd. á su casa hasta nueva orden».

Lo curioso de este caso es que, del resto de nazarenos detenidos en Setenil, algunos han sido sentenciados por el juzgado de Utrera a 17 meses de presidio y otros están en sus casas sin cargos.

 

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí