Entrevista a Antonio Borrego, presidente de la Junta Rectora de la Cena

    0
    54
    - Publicidad -

    Antonio BorregoAntonio Borrego Cobos es párroco de Nuestra Señora del Amparo, pero también ha sido designado presidente de la  Junta Rectora de la Hermandad de la Cena. Una de sus preocupaciones ha sido que la cofradía llegue al Jueves Santo con la mayor dignidad posible, aunque también considera que la vida de  Hermandad no es sólo la estación de penitencia.

    El próximo Jueves Santo Dos Hermanas volverá a tener dos cofradías en la calle, ya que la Hermandad de La Cena vuelve a procesionar después de cuatro años de suspensión cautelar por parte del Arzobispado de Sevilla. Los hermanos volverán a disfrutar de la presencia de sus titulares, en lo que será la gran novedad de este año en la Semana Santa nazarena.

    ¿Cómo afronta la Hermandad de la Cena la vuelta a la Semana Santa nazarena?
    Con gran respeto y enorme responsabilidad, ya que supone participar en el testimonio cristiano que todos los cofrades nazarenos realizan públicamente durante sus estaciones penitenciales. Es volver a exteriorizar, como una Hermandad más, nuestras vivencias cristianas en torno a los misterios de nuestra fe, ofreciendo así la posibilidad de hacer la estación de penitencia a los hermanos y hermanas que quieran con ella prepararse y vivir la Pascua cristiana.

    ¿Qué ha supuesto para la Hermandad estar unos años sin salir a la calle?

    Ha supuesto vivir momentos difíciles, obedeciendo las indicaciones y decisiones de nuestro Cardenal; mantenernos unidos en torno a la devoción de nuestros titulares, esperando con su ayuda superar esta situación;  y madurar en el discernimiento de lo verdaderamente importante y esencial en la vida de una Hermandad.

    - Publicidad -

    ¿Cómo vive una Hermandad que no procesiona en Semana Santa, ya que se supone que el fin último es poner la cofradía en la calle?
    Es verdad que lo que más sobresale y llama la atención dentro de la dinámica de una Hermandad es “poner la cofradía en la calle”, pero no es éste el fin último, puesto que el fin último de todo cristiano es su santificación viviendo el amor de Dios y a los hermanos, y la cofradía es un medio más, que nos debe ayudar para alcanzar nuestro fin. En nuestra Hermandad, por su fuerte unión con la Parroquia, hemos seguido las pautas de cualquier comunidad diocesana y parroquial en la celebración de los misterios cristianos a lo largo del año litúrgico.

    ¿Cómo se ha preparado la salida procesional para el Jueves Santo?

    Desde su nombramiento la Junta Rectora, con los colaboradores, hemos trabajado intensamente y hemos buscado y recibido la plena disposición de las Hermandades de nuestra ciudad e incluso de otras Hermandades de Sevilla; aprovechamos esta ocasión para agradecer todos los medios que han puesto a nuestro servicio, sin los cuales no podríamos procesionar este año, puesto que, exceptuando las imágenes y los pasos, en todo lo demás hemos tenido que partir de cero. Muy importante ha sido la entrega de Pedro Sánchez Lara y su equipo para reunir los costaleros y la preparación necesaria para poder procesionar nuestros misterios. También tenemos que destacar la tarea de cobro llevada a cabo gratuita y generosamente por una familia, así como la tarea de los jóvenes en diversas actividades muy precisas para la salida procesional.

    ¿Qué cambios, estrenos o novedades hay para el Jueves Santo?
    Creemos que lo más importante ha sido el cambio de actitud que se percibe en los hermanos, que tras cuatro años de suspensión y pese a las dificultades burocráticas se han puesto en contacto con la Junta Rectora, han participado en los cultos a nuestros titulares y van a realizar la estación penitencial; en cuanto a los medios materiales, se recoge en las guías de Semana Santa publicadas, y, como es lógico, son muy pocos pero muy generosos.
    ¿¿Ha sido complicado volver a reorganizarlo todo de cara a la estación de penitencia?
    No, gracias a la ayuda de hermanos de otras Hermandades y a la experiencia de muchos hermanos de la Cena. Ciertamente el trabajo ha sido muy duro y generoso en bastantes hermanos.

    ¿Qué implica para una Hermandad la denominación parroquial ?
    Creo que la mejor forma de responder a esta cuestión es recoger literalmente la respuesta que dieron en su día, y que aparece publicada en la obra ‘Misterios de Sevilla’, quienes en aquel momento estaban al frente de la misma: “… deciden promover la fundación de una Hermandad de Penitencia con un acentuado carácter Parroquial, reflejado no sólo en la intitulación de la Hermandad, sino también en la propia configuración y funcionamiento de sus órganos de gobierno. Con ello se pretendía dar una respuesta a la demanda solicitada por la feligresía, al tiempo que se convertía en un vehículo de expresión misional y catequético dentro de la pastoral impulsada desde la Parroquia”. Pero si alguien desea conocer mejor el carácter propio de esta Hermandad puede hacerlo consultando su página web, donde se expone con bastante documentación todos los momentos más importantes de su corta pero intensa historia: www.hermandaddelacena.com

    Normalmente se habla de poca sintonía entre las Hermandades y la Iglesia. Según su opinión, ¿cuál es la relación que debe establecerse entre una hermandad y su parroquia?
    Creo que son dos instituciones eclesiales que tienen el mismo origen y el mismo fin: la fe cristiana y la realización del Reino de Dios. En un mundo globalizado, todas las instituciones de la Iglesia tenemos que hacer un esfuerzo para que, desde su  independencia y sus características propias vivamos en el seno común de la Parroquia. Creo que es un error plantear ambas instituciones como paralelas o la mayoría de las veces como opuestas u hostiles; la contraposición de religiosidad popular con las Parroquias es errónea. Pero, sobre todo, cuando uno opta libremente por una Hermandad debe conocer sus características propias, y si las ha aceptado en el momento de jurar esas Reglas, debe cumplirlas. La Hermandad de la Cena tiene su personalidad propia, recogida en su corta pero intensa vida, y quien desee conocerla puede hacerlo a través de su página web.

    ¿Qué proyectos o planes de futuro hay para la Hermandad a medio plazo?

    Los objetivos son reconducir la vida de la Hermandad a la situación de normalidad institucional, convocar elecciones a Junta de Gobierno, alcanzar la aprobación definitiva de las Reglas, llevar a cabo un Plan de Formación y alcanzar la integración  en la vida pastoral de la Parroquia,  potenciar un servicio a los más necesitados, y constituir un grupo para reclamar a las instancias pertinentes lo que consideramos nos pertenece por derecho.

    - Publicidad -

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí