Una lista injusta para obtener plaza en la piscina

0
2
- Publicidad -

Se esperaba un gran número de solicitudes para la nueva y lujosa piscina cubierta de Montequinto. Lo que nadie esperaba es la mala organización y el aprovechamiento para sí mismos que han hecho unos pocos vecinos, convertidos en cabecillas privilegiados ante tanto descontrol el día del reparto de las solicitudes.

 

Estaba anunciado que el día 3 de abril se abría el plazo para dar números, y se explicaba que se haría en horario de mañana y tarde. Pero desde el día 2 ya había gente esperando en la puerta de las instalaciones. Y el buen tiempo acompañó a no desanimarles de madrugada.

- Publicidad -

La policía pasó pero no se quedó, no había vallas que regulasen la cola, no había personal municipal ni un punto de información separado de la cola de las solicitudes donde informarse correctamente, pues los guardas no te dejaban pasar de la valla. Y claro, a rio revuelto ganancia de pescadores. Allí surgieron los espontáneos organizadores de cola, antes de abrir las puertas del pabellón.
Respetable, el que llega a una cola 13 horas antes de que abran la puerta para coger el número, tan respetable como el que llega a las 7 de la mañana o está el último.  Pero ¿cómo le explicaría usted a esa persona que eso no le da derecho a excluir a otra? ¿cómo le explicaría  que estar en una cola es estar de forma presencial? ¿Como le explicaría que consiste en esperar un turno hasta que le toque? ¿Cómo le explicaría que el turnarse a ratos con 3 amigos o familiares durante una noche no le da derecho a realizar una lista por sí mismo? ¿Por qué si todos estaban en la cola para qué necesitaban una lista?
Para responder a alguna de esas preguntas hay que saber que el Patronato había avisado de que se podían solicitar tres  modalidades por persona. Así que  los organizadores espontáneos, pensando que era lo justo, lo interpretaron como que podían apuntarse hasta tres en la lista. Ya que algunos habían hecho turnos, ¿por qué no apuntarse todos los del turno? Así que con ese criterio tan equánime y bajo la supervisión de los propios elaboradores se multiplicó la famosa lista.  
Pero la lista no hubiese tenido validez si el guarda de la puerta no la hubiese utilizado delante de las narices de todos los vecinos,  para nombrar a las primeras 200 personas. Sí, han leido bien el número, pues tanto la cantidad como la procedencia de la lista fueron preguntadas directamente al guarda y presenciadas por todos.
Y si querías pasar te peguntaba ¿Está usted en la lista?.
Así fue como nadie pudo pasar a  quejarse ni a informarse sin estar en la lista,   y el resultado fue que esos privilegiados tuvieron derecho a coger uno de los 500 números que el Patronato dice haber repartido hasta las 11:30 horas.
¿Quién le dio la orden al guarda de la puerta para hacerse cargo de esa lista fabricada por la propia gente? ¿Qué control hubo en la misma si no el de los propios apuntados? ¿Porqué la lista no llegó más atrás en la cola a la gente que por ejemplo llegó a las 7 de la mañana? ¿Por qué existía un segundo guarda que desconocía la lista e informaba de manera distinta?.
Si no obtiene una respuesta lógica, no se desanima. El 17 de abril, volverán a dar números, esta vez no sólo para la gente de Dos Hermanas. Así que si a usted le parece justo podemos empezar a hacer relevos  en la puerta hasta después de Semana Santa. Así adquirimos el derecho a entregar una lista al guardia de la puerta con nuestros nombres.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí